Fútbol

Esta vez Brasil no es el favorito

KAKA (10) lanza un zurdazo 
sobre la marcación de Víctor 
Cáceres, en el triunfo de Brasil 
sobre Paraguay el miércoles 
último. La auriverde jugará la 
Copa de las Confederaciones.
KAKA (10) lanza un zurdazo sobre la marcación de Víctor Cáceres, en el triunfo de Brasil sobre Paraguay el miércoles último. La auriverde jugará la Copa de las Confederaciones. Associated Press

Que arranque un torneo sin que Brasil sea el favorito principal es algo que no se ve con frecuencia.

Esta Copa Confederaciones tiene a otro equipo en ese pedestal: España.

Arropada con una racha de 32 victorias consecutivas, el cetro de la Eurocopa y dueña de la cima de la clasificación de la FIFA, la "Roja'' es la selección a batir en el torneo que sirve de ensayo general para la Copa Mundial dentro de 12 meses.

Brasil y el actual campeón mundial Italia se encuentran un escalón más abajo en cuanto al favoritismo en la Confederaciones.

España abrirá el domingo contra Nueva Zelanda en Rustemburgo y seguido se las verá con Irak y la anfitriona Sudáfrica dentro de un Grupo A en el que sacar la clasificación a las semifinales se considera como un formalismo ante la importante brecha en cuanto a antecedentes que les separa de los demás.

El verdadero examen será en semifinales, y la expectativa se cierne en saber el rival que le tocaría a los españoles.

Por alcurnia, la lógica indica que Brasil e Italia deben repartirse los dos primeros puestos del Grupo B. Pero tampoco puede descuidarse de sus rivales de la llave, que completan EEUU, campeón de la CONCACAF; y Egipto, campeón africano.

"Ganarla es el siguiente reto que tenemos'', dijo el defensor español Sergio Ramos a su llegada a Sudáfrica. "No pensamos en si nos la jugaremos con Brasil o Italia porque antes hay tres rivales que tenemos que respetar. Cuando lleguen ya hablaremos de lo que seguro serán unos partidazos''.

Hasta hace unos meses, el Brasil dirigido por Dunga no daba señales de fiabilidad. Aún con el cartel de campeón de la Copa América, la "canarinha'' no entusiasmaba con su juego incoloro y se hablaba que Dunga podría perder el puesto con un mal papel en la Confederaciones.

Las dos últimas fechas de las eliminatorias mundialistas, sin embargo, cambiaron el entorno en Brasil al desplazar a Paraguay de la punta en la carrera sudamericana.

Lo hizo con una gran victoria de visitante 4-0 sobre Uruguay en el estadio Centenario, donde no ganaba desde 1976, y luego superó como local 2-1 a Paraguay al remontar en el marcador.

Brasil hizo ver su mejores armas: la elegancia de Kaká, la velocidad de Robinho, la seguridad de Julio César en el arco y sobre todo pegada implacable para definir.

Dunga ha logrado aplacar las críticas en su contra, tiene a Brasil con un pie adentro en el Mundial y ahora encara la Confederaciones con un equipo altamente motivado para revalidar el título que ganaron hace cuatro años en Alemania al vencer a Argentina en la final.

  Comentarios