Fútbol

Irak quiere aguarle la fiesta a Sudáfrica

EL BALON oficial de la Copa Confederaciones espera recibir 
hoy el puntapié inicial en el partido inaugural Irak-Sudáfrica.
EL BALON oficial de la Copa Confederaciones espera recibir hoy el puntapié inicial en el partido inaugural Irak-Sudáfrica. EFE

Bora Milutinovic escribirá otro capítulo de su dilatada trayectoria como selecionador cuando hoy intente con Irak amargarle a Sudáfrica su fiesta de inauguración de la Copa Confederaciones.

El timonel serbio, quien ha dirigido a una cifra récord de cinco selecciones diferentes en los mundiales, confía que la presión de la localía favorecerá a Irak.

"Acá vinimos sin nada que perder. Sudáfrica es el equipo que carga con toda la presión de ganar y quedar bien con su gente. Eso nos puede ayudar'', declaró.

Bora asumió la conducción del equipo iraquí con el propósito de levantarles la moral. Irak se ganó el boleto a la Confederaciones en virtud de su sorprendente conquista de la Copa de Asia en 2007, un laurel que fue como un bálsamo para un país desgarrado por la guerra.

Sudáfrica lleva buen tiempo sin hacer algo destacable y un flojo papel en el llamado en este torneo presagiaría malas vibraciones para el año próximo.

"No queremos saber de empates o perder. Tenemos que arrancar con los tres puntos para agarrar confianza entre nosotros y también para entusiasmar a nuestros seguidores'', destacó el capitán Aaron Mokoena.

Cuando se hizo el sorteo, Sudáfrica consideró accesible sortear la primera ronda como segundo del Grupo A, detrás de España y por delante de Irak y Nueva Zelanda. Pero han visto que estos dos últimos rivales no estarán pintados en la pared.

Irak dejó una buena imagen en un empate 1-1 con Polonia el martes en Ciudad del Cabo, mientras que los "kiwis'' perdieron por un gol (4-3) ante Italia al día siguiente en Pretoria.

Sudáfrica tiene como entrenador al brasileño Joel Santana, quien confía en el potencial de su mediocampo en el que sobresale Steven Pienaar del Everton inglés.

  En Irene, Sudáfrica, Italia acusa problemas en su defensa con miras al debut contra Estados Unidos mañana, al darse como casi segura la baja del capitán Fabio Cannavaro y tener en duda a su suplente Nicola Legrottaglie.

Alessandro Gamberini, un jugador de la Fiorentina con poca experiencia de selección, asomaba como el acompañante de Giorgio Chiellini en el centro de la defensa para el choque ante Estados Unidos en Pretoria.

El médico de la azzurra Enrico Castellacci informó el sábado que Cannavaro, de 34 años, aún no se ha recuperado de una dolencia muscular en el gemelo.

  En Bloemfontein, Sudáfrica, Alemania 2006 dejó en Brasil varias lecciones amargas y hay una que su técnico Dunga no quiere que se repita: adelantar demasiado la identidad del plantel para la próxima Copa Mundial.

Kaká, Robinho y el arquero Julio César son tal vez los tres fijos en el equipo, pero las demás plazas están abiertas para cualquiera.

  Robinho ya no es ningún jovencito. A sus 25 años, el delantero brasileño ya ha acumulado varios galones en su brazo como integrante de la selección y en su vocabulario se desprenden palabras como "responsabilidad'' y "madurez''.

"Me siento como un jugador más maduro, que ha adquirido mucha experiencia en la selección'', dijo el jugador del Manchester City.

"Tengo más responsabilidad ahora. Pero la presión aumenta con cada año de experiencia que uno suma'', resaltó Robinho.

  Comentarios