Fútbol

Los grandes imponen su ley desde el inicio

Associated Press

La ronda de grupos de la Liga de Campeones puso de manifiesto desde el arranque que los favoritos entraron con el cuchillo en la boca, y conforme vaya avanzando el torneo veremos partidos inolvidables.

El campeón Barcelona se desempeñó a lo grande en el estadio Giuseppe Meazza de Milan y dominó al Inter.

La fórmula del BarÇa es simple: cuidar la posesión del balón. No es fácil hacerlo en esta época en donde los equipos se caracterizan justamente por ejercer una tremenda presión sobre el rival para forzarlo a equivocarse y quitarle la pelota.

Barcelona pueda hacerlo porque cuenta con jugadores técnicos, con buen desplazamiento, toque en primera y precisión. Nadie rifa el balón, que siempre cae al pie del compañero. El concepto es la esencia misma del fútbol: circular el esférico hasta abrir el hueco para sorprender al adversario.

Pareciera que el trueque con el Inter de Samuel Eto'o por Zlatan Ibrahimovic le ha quitado contundencia a los azulgranas. El sueco es un atacante más predecible. El camerunés es más pícaro, inventa algo distinto siempre. En descargo del recién llegado puede decirse que quizás con mayor tiempo de adaptación pueda integrarse mejor al juego de los catalanes y empezar a funcionar a plenitud como lo hacía su predecesor.

Lo que ha ratificado el BarÇa es que se trata de un poder capaz de ir a imponer condiciones frente a un equipo tan difícil como el Inter, que cuenta con uno de los entrenadores más sagaces del mundo, el portugués José Mourinho.

Los negriazules poseen una defensa veterana, con tres de sus integrantes mayores de 30 años: el brasileño Lucio (31) y los argentinos Javier Zanetti (36) y Walter Samuel (31). Su arquero, el también brasileño Julio César es portentoso.

Hacerle un gol a Julio César resulta una misión casi imposible. El juego del Inter es expeditivo. Su controgolpe venenoso. Por eso resulta un mérito enorme que frente a un escuadrón de tantos kilates el BarÇa impusiera condiciones.

Tres escuadras inglesas, semifinalistas en la Copa de Campeones anterior, salieron airosas. Manchester United consiguió un valiosísimo triunfo sobre Besiktas como visitante en Estámbul; Chelsea superó en su casa al difícil Porto y Liverpool venció al Debreceni húngaro.

A la lista de grandes aspirantes al título, se suma ahora el Real Madrid que venció 5-2 al Zurich en tierra helvética. No es fácil anotar cinco goles de visitante, y lo hecho por los merengues demuestra que en esta edición van con todo por un trofeo que han ganado nueve veces y que tanta falta les hace ahora.

Los madridistas llevan cinco temporadas sin superar los octavos de final, y en esta oportunidad parece que todo es distinto. El rival que se cruce en el camino de los albos sabrá de antemano que se encontrará con Ronaldo, Kaká, Casillas y toda una pléyade de ases.

Bayern Munich también comenzó con autoridad, y goleó 3-0 en Israel. Ahora van tomando cuerpo las indicaciones de su nuevo entrenador, el holandés Louis van Gaal, y los bávaros pueden ser enemigos temibles en esta liga.

El AC Milan y el Arsenal también empezaron con victorias. Todo lo cual hace pensar que desde el principio los grandes candidatos imponen su ley.

  Comentarios