Fútbol

La frustración no abandona a la selección de Costa Rica

Si alguien quiere saber cómo es el sentimiento de la frustración en toda su magnitud, bastará con ver la imagen de los ticos luego del empate 2-2 con Estados Unidos, en el último segundo de reposición la noche del miércoles último en el RF Kennedy Stadium.

"Dios nos ha puesto esta prueba para medir nuestra fe y exigirnos un esfuerzo más para lograr nuestro objetivo'', confesó compungido el delantero de los ticos Rolando Fonseca. "Ahora tenemos que ir al sur a lograr la clasificación''.

Con un hombre más en la cancha y con el árbitro mexicano Benito Archundia con el silbato en la boca listo para dar por terminado el encuentro, los ticos vieron cómo aparecía por el aire el lateral Jonathan Bornstein para clavar de cabeza el balón al fondo de la mallas, ante la impotencia del arquero Keilor Navas y la incredulidad de todos los costarricenses.

Se jugaba el quinto y último minuto del tiempo de descuento y era la última bala que le quedaba a Estados Unidos, en un tiro de esquina en el que su propio arquero Tim Howard había subido hasta la mitad del campo para empujar a sus nueve compañeros restantes. Poco antes había dejado la batalla Oguchi Onyewu, víctima de una rotura de tendón en la rodilla izquierda.

Tras la derrota tica, el defensa Luis Marín salió llorando de la cancha.

En 20 minutos, los ticos habían desperdiciado una ventaja de dos goles. Al final quedaron igualados con 16 puntos con Honduras, y por diferencia de goles cayeron al cuarto puesto en el Hexagonal Final de la CONCACAF. Ahora tendrán que disputar dos partidos (ida y vuelta) con Uruguay, el 14 y 18 de noviembre, en San José y Montevideo, respectivamente, para tratar de lograr su tercera clasificación consecutiva al Mundial.

"El gol de Estados Unidos se produjo cuando ya había terminado el partido'', aseguró un desilusionado René Simoes, el entrenador que reemplazó a Rodrigo Kenton en los dos últimos encuentros de las eliminatorias. "Ahora primero quiero levantar a los jugadores, en este momento no quiero hablar de Uruguay, quiero trabajar y poner fuertes a los muchachos, que están muy caídos, tristes y molestos, pero hay que seguir''.

Ante la insistencia de los periodistas sobre las posibilidades de los ticos en el repechaje, el técnico brasileño se mostró desafiante.

"¿Por qué no se va a poder superar a Uruguay?", se preguntó Simoes. "Australia sí lo hizo y nosotros también lo podemos hacer. Esto no se ha acabado, claro que se puede clasificar''.

Los charrúas fueron eliminados de Alemania 2006 en definición por penales por los australianos, a quienes habían dejado fuera de Japón y Corea del Sur 2002. La vez que se clasificaron, sin embargo, los celestes jugarán el último partido en Montevideo como ocurrirá en esta oportunidad contra Costa Rica.

  Comentarios