Fútbol

Peleas internas en la selección argentina crean dudas para Sudáfrica

EL ARGENTINO Javier Pastore recibe la marca del catalán Moises Pastore en partido efectuado el martes.
EL ARGENTINO Javier Pastore recibe la marca del catalán Moises Pastore en partido efectuado el martes. EFE

Las acusaciones entre miembros del cuerpo técnico de la selección argentina que comanda Diego Maradona enrarecen el clima de cara a los preparativos para el Mundial de Sudáfrica 2010, sumado al deficiente desempeño del equipo, que el martes cayó 4-2 ante un combinado de Cataluña.

El director general de selecciones, Carlos Bilardo, explotó contra el ayudante de campo, Alejandro Mancuso, a quien acusó de fomentar una división entre él y Maradona y expresó que hasta ahora se mantuvo en silencio, pero advirtió que de ahora en adelante ‘‘al que habla, lo mato''.

‘‘Me callé porque estaba de por medio la clasificación al mundial: ahora, al que habla, lo mato, entre comillas, pero lo mato'', señaló Bilardo sobre declaraciones de Mancuso, un hombre de suma confianza de Maradona.

Mancuso aseguró que "con Bilardo hay un montón de diferencias y no lo vamos a negar. Pensamos diferente del fútbol, de la vida. Yo casi no tengo relación, salvo ‘hola' y ‘chau'''.

"No puede venir un tercero que no tiene nada que ver en este baile nuestro (por la relación suya con Maradona) de luchar contra el mundo y decir lo que quiera'', se quejó Bilardo.

Aunque Maradona no comentó la controversia, su relación con Bilardo fue casi siempre tormentosa, pese a que el actual mánager fue el entrenador del ídolo argentino en la conquista del Mundial de México 1986 y el subcampeonato en Italia 1990.

Bilardo amenazó con "contar todo'' sobre Mancuso el 28 de diciembre próximo, el Día de los Inocentes, y sostuvo que se mantendrá en su cargo de mánager, pese a los roces.

Las disputas internas en la conducción de la selección argentina pueden condicionar los preparativos hacia el Mundial, tras lograr el boleto a la cita máxima con el último suspiro y con un juego deficiente, del que no se salvó ni Lionel Messi, designado esta semana por la FIFA como el mejor jugador del año por sus actuaciones en el FC Barcelona.

  Comentarios