Fútbol

Messi asusta con su juego a Madrid

EL ARGENTINO Lionel Messi, del Barcelona, celebra uno de sus cuatro goles contra el Arsenal, por la Liga de Campeones. El delantero sigue recibiendo elogios en todo el mundo por su gran actuación.
EL ARGENTINO Lionel Messi, del Barcelona, celebra uno de sus cuatro goles contra el Arsenal, por la Liga de Campeones. El delantero sigue recibiendo elogios en todo el mundo por su gran actuación. EFE

En el peor momento.

Así describen los madridistas rabiosos la oportunidad que escogió Lionel Messi para magnificar su grandeza ante un equipo importante como el Arsenal en la Liga de Campeones.

Los cuatro goles del argentino el martes pasado enviaron un mensaje de miedo que este jueves aún podía advertirse en las calles de la capital española, a sólo horas del Clásico entre ambos clubes en el Santiago Bernabéu.

Las portadas de los diarios de la ciudad, en su inevitable ensalzamiento del héroe del Barca, dejaban entrever las preocupaciones de los merengues frente al juego de otro planeta que está poniendo en práctica el rosarino.

"¿Y cómo paramos a este tío?" rezaba Marca, mientras que El Mundo hacia otra pregunta del mismo estilo y con un aire de resignación: ¿Se puede parar a Messi?. Por su parte, As no se anduvo con rodeos y tituló con un rotundo: "Messi está que da miedo''.

Pues bien, ese miedo es latente en las calles de Madrid, donde la gente no sabe hablar de otra cosa que del argentino y sus genialidades, y hasta los jugadores del Real tienen que quitarse el sombrero para hacer una deferencia.

"No me hace falta ver sus cuatro goles frente al Arsenal para darme cuenta que es uno de los dos o tres mejores jugadores del mundo'', afirmó casi desafiante Guti, a quien sólo se le ocurre oponer en defensa de su club una frase poco convincente. "Pero nosotros tenemos a Cristiano Ronaldo''.

Aquí todos hablan de lo que pudiera inventar el técnico Manuel Pellegrini para aminorar la marcha del delantero blaugrana, pero queda claro que el Real Madrid agradecería un poco de suerte, porque hasta con un mal día Messi es simplemente Messi.

Lo peor de todo es que los madridistas tienen su propia quinta columna en casa con miles de seguidores del Barca porque admiran la maquinaria de Pep Guardiola y agradecen el arte de su fútbol único.

Y eso para no hablar de otros miles de "sufridores'' del Atlético, ese otro conjunto de la capital española que sólo se menciona de tarde en tarde como telonero de un espectáculo, y cuyos hinchas odian, a veces, al Real como si viviesen en Cataluña.

"Tío, que pierdan y bien perdido...para que sepan que el dinero no lo compra todo y menos el buen fútbol'', afirma el fanático de los colchoneros, Octavio Hernández. ‘‘Florentino [Pérez, presidente del Madrid] piensa que los títulos se sacan de la billetera como un fajo de euros y está muy equivocado''.

Florentino no da la cara, aunque se le espera en su palco del Bernabéu. Después de dejar escapar la Copa del Rey y del fracaso en la Liga de Campeones, al arquitecto de este Real Madrid no puede darse el lujo de que su club caiga en el torneo doméstico.

Una derrota el sábado sería la confirmación de que el nuevo proyecto madridista naufragó peor que el Titanic.

Que el acorazado que se pretendía indestructible y que ha costado casi $300 millones no ha ido a ninguna parte.

Y ahora Messi enviando estas señales de terror.

"¡Qué momento eligió para meter esos cuatro goles!'', comenta José Antonio Alvarez, un taxista madrileño. "Una cosa es saber que existen instrumentos de tortura, pero que te los muestren delante de la cara...hombre eso da miedo, aunque no te pongan un dedo encima''.

  Comentarios