Fútbol

Real Madrid y Barcelona en un duelo de titanes

Con una sonrisa descarada y el gesto muy rápido, el hombre se acerca con las manos dentro del abrigo que le cubre los últimos restos de frío en la mañana madrileña y oculta el motivo de su aparente alegría.

"Tío, tengo entradas, esto no te lo puedes perder, Cristiano contra Messi, dime dónde hay un espectáculo mejor en el mundo entero'', dice el hombre, que hace una especie de guiño con los ojos antes de soltar una frase demoledora. "Son 900 euros al momento, pero si no compras ahora en un rato, el sábado estarán a 1,300''.

Es uno de los revendedores apostados en las afueras del Santiago Bernabéu y está feliz porque ha comercializado ya ocho de los 10 boletos que trajo dentro de su abrigo y espera pronto liquidar esos dos.

En pleno abril está haciendo su agosto, y la gente le compra a él y al resto porque no quiere perderse el Clásico, intuyendo que está a punto de levantarse el telón de una puesta en escena única.

No importa que se trate de un precio de miedo, ni que la crisis haya atenazado a la mayor parte de la sociedad española con un desempleo desbocado y pagar una entrada en tiempos así sea un acto de blasfemia económica, lo que cuenta es estar ahí, ser un fiel testigo.

Los empleados del Bernabéu se preparan para un lleno total, con un poco más de 80,300 personas abarrotando las gradas del gigante del distrito de Chamartín, que según cuentan, retumba en todo Madrid con un eco de espanto, cuando juegan los blaugranas contra los merengues.

No se habla de otra cosa. Y en lo individual, el duelo Messi-Cristiano.

"No hay que compararlos'', pide el técnico del Real Madrid, Manuel Pellegrini. "Ambos son jóvenes, poseen distintas habilidades y lo mejor de sus carreras aún está por delante de ellos. Las comparaciones no me gustan''.

Pero son inevitables.

Y no se trata ya del aficionado común o del periodista especializado. Hasta la Universidad de La Coruña, en colaboración con la de Vigo, terció en el tema al dar a conocer un estudio biomecánico y estadístico que detalla a cada uno de los dos estelares, a partir de la captación de imágenes y cifras recogidas en los choques disputados en la liga.

El estudio reveló que Messi es capaz de conducir el balón a 30 kilómetros por hora -es el mejor a la hora de frenar y cambiar de dirección en la carrera-, y que Cristiano Ronaldo le pega con tal contundencia que lo hace recorrer a 120 km por hora.

Si el argentino interviene en el 80 por ciento de las jugadas colectivas de su equipo, el portugués lo hace en el 66.

Si bien Cristiano Ronaldo remata a puerta cada 12 minutos y Messi cada 18.5, el albiceleste posee un criterio de selección superior a la hora de ejecutar los disparos.

No por gusto el 21 por ciento de sus tiros termina en gol por sólo el 12 de la estrella del Madrid.

"Olvídese de las estadísticas, tío'', indica el revendedor. "El Clásico es otra cosa, es más pasión que números. Aquí sale vivo el que tenga más corazón y eso no hay forma de medirlo. Así que cómpreme esta entradita. Es la última que me queda y dentro de poco valdrá mucho más''.

  Comentarios