Fútbol

Barcelona gana el Clásico y es rey en España

Todavía no acababa el juego y la gente se iba. Aún no se había marchado el último aficionado y ya se apagaban las luces del Santiago Bernabéu, como echando con prisa y sin pena a una ciudad que se fue a dormir con un dolor profundo.

Y este dolor tardará en olvidársele a Madrid.

Tardó 90 minutos en confirmarlo, pero el amado equipo de Chamartín estaba perdido sin haber salido a la cancha, y cuando los 11 titulares pusieron pie sobre la grama faltó idea, escaseó la pasión y llegó el desespero.

El 2-0 a favor del Barcelona el sábado en la noche es sólo la crónica anunciada de la muerte lenta que le espera a un Real Madrid, que pregonaba el Clásico como la primera de ocho finales hasta levantar la copa de la liga.

Ahora, con mucha seguridad, le quedarán siete recordatorios -cada uno de los choques que le restan- de lo que pudo haber sido y no fue.

Pero sobre todo, será el recordatorio del sonado fracaso -al menos desde el punto de vista deportivo- de un gran proyecto en el que se invirtieron casi $300 millones y toneladas de esperanzas.

"Este es un golpe moral para el Real Madrid'', expresó de inmediato el presidente del Barca, Joan Laporta. A lo que respondió rápido el del club merengue, Florentino Pérez: ‘‘Esto no es el fin del mundo''.

Para los más de 70,000 aficionados del Madrid -si restamos unos 10,000 del Barcelona- sí fue lo más parecido al fin.

"Estos del Barca se van a llevar la liga y se lo van a llevar todo'', expresó resignado un hincha. "Es que los del Real no tienen idea de lo que hacen. En cambio, el Barca tiene un plan, y no se aparta de él, y si lo hace, pues improvisa. Y el Real Madrid no tiene ninguna imaginación''.

Cuando cayó el primer gol, el de Lionel Messi, el Bernabéu entero se le echó encima con gritos de palabras impublicables o de "enano feo'' y "subnormal'', pero luego se impuso la razón.

"Es que nosotros no tenemos ningún Messi'', afirmó Blas Martínez luego de que el argentino fallase otras dos opciones de gol. "Cambiaría a tres Cristianos por un Messi''.

Tras el segundo gol, el de Pedro, el estadio fue cayendo en una especie de desesperación, sólo igualada por la de los jugadores del Real Madrid, que acudieron al socorrido expediente de los balonazos para intentar un milagro que nunca llegó.

Manuel Pellegrini, el técnico de los blancos que había estado muy activo en su límite de la cancha, se guardó en el banco para no salir más durante el resto de los tormentosos minutos del juego. El ingeniero no pudo con un Pep Guardiola que diseccionó al Madrid hasta encontrarle los puntos débiles.

"Sólo espero que le arranquen la cabeza'', pide alguien con vehemencia en alusión al futuro del chileno, que parece estar en la cuerda floja. Pero el principal sostén del técnico, Jorge Valdano, dice que le no pasará nada.

Luego de este fiasco, Madrid se prepara para lo peor. Si sigue así, Barcelona pudiera estar en la final de la Liga de Campeones y trataría de repetir el título que ganó en el 2009.

"Si eso pasa, te juro que me encierro en casa y no veo la tele'', agrega Martínez. ‘‘Uno puede aguantar cierta cantidad de dolor. Pero ver al Barca ganar la Champions en el Bernabéu..., para un madridista eso es masoquismo puro''.

  Comentarios