Fútbol

Dos grandes por caminos opuestos

LANDON DONOVAN, una de las principales figuras del seleccionado estadounidense, anota ante Brasil en la final de la Copa onfederaciones el 28 de junio pasado.
LANDON DONOVAN, una de las principales figuras del seleccionado estadounidense, anota ante Brasil en la final de la Copa onfederaciones el 28 de junio pasado. Associated Press

La primera y última vez que la Copa Mundial se jugó en un continente neutral, es decir fuera de América y Europa, la CONCACAF rindió un papel destacado.

Dos de sus tres representantes, México y Estados Unidos, superaron la primera ronda en Corea-Japón. El otro, Costa Rica, se quedó afuera con lo justo. Estados Unidos alcanzó los cuartos de final, a costa de México, y luego perdió apenas por la mínima diferencia ante Alemania.

El Mundial que se avecina también será en terreno neutral, el primero en el continente africano. ¿Podrá la CONCACAF hacer ruido?

Como es habitual, Estados Unidos y México lideran a la confederación. De vuelta tras una ausencia de 28 años, Honduras completa el trío.

Los emparejamientos de los grupos, sin embargo, conspiran negativamente en los casos de México y Honduras.

A México le tocó el Grupo A, en el que están Francia, Uruguay y la anfitriona Sudáfrica. Javier Aguirre, el técnico mexicano, provocó una tormenta cuando hace unos meses dijo que las posibilidades de su equipo eran complicadas.

Aguirre dio marcha atrás posteriormente más que nada porque no cayó bien decir de antemano que el equipo ni siquiera iba a sobrevivir la etapa de grupos, cuando la ambición mexicana es meterse en los cuartos de final por rimera vez en un torneo del cual no es el anfitrión.

Cada uno de los rivales son de cuidado por más que tengan handicaps en contra. Francia se clasificó raspando y con la ayuda de un gol con la mano, pero fue segundo hace cuatro años y tiene grandes individualidades.

Los dos títulos mundiales de Uruguay se remontan a mediados del siglo pasado, pero los "Celestes'' son un equipo siempre aguerrido y cuentan con varios jugadores curtidos en las ligas europeas. Y no se puede descartar a Sudáfrica por más débil que luzca ante la estadística que ningún anfitrión en la historia ha sido eliminado en la primera ronda.

Estados Unidos es tal vez el que mejor perfil tiene para ir más lejos y ser el primero de la región que llega a las semifinales desde que ellos mismos consiguieron un tercer lugar en 1930.

Su zona es el Grupo C con Inglaterra, Argelia y Eslovenia. Salvo un par de jugadores, todo el plantel de Estados Unidos milita en clubes europeos.

Estados Unidos también cargó la bandera de la CONCACAF en la Copa Confederaciones el año pasado en Sudáfrica, dándose el gusto de vencer 2-0 a la campeona europea España en las semifinales. Cayó 3-2 ante Brasil en la final, pero no antes de irse al descanso con un 2-0.

Así que mucho cuidado con los dirigidos por Bob Bradley.

  Comentarios