Fútbol

Razones por las que la Champions sigue siendo territorio Cristiano

Cristiano Ronaldo lanza el penaltiy anota el primero del Real Madrid en el triunfo del 14 de febreroante el Paris Saint Germain en el Santiago Bernabéu.
Cristiano Ronaldo lanza el penaltiy anota el primero del Real Madrid en el triunfo del 14 de febreroante el Paris Saint Germain en el Santiago Bernabéu. AP

Este 14 de febrero bien pudiera ser recordado como el día en que Cristiano se comió al Monstruo de las Tres Cabezas.

No fue de un modo espectacular, pero es igual. Lo que vale es que insidió directamente en el resultado con dos goles, mientras que la terna de Neymar, Cavani y Mbappe se fue en blanco.

El delantero portugués se dispuso a lanzar un penalti al minuto noventa y no falló. CR7 pegó un metrallazo para igualar el choque 1-1 con cierta dosis de rabia, después de fallar un mano a mano con el portero Areola.


Si bien no tiene la patente del lanzamiento de la "hoja seca", si la tiene de este truco de levantar el balón, al mover el césped con el pie de apoyo justo antes de pegarle y eso tiene un enorme mérito.

En ciertos compases del encuentro no pareció estar fino y la ansiedad hizo acto de presencia, hasta que demostró una vez más porque tiene cinco Balones de Oro, apareciendo en el momento justo para tocarla a las redes.

Fue con la rodilla, pero pudo ser con la barriga o con la nariz, que más da; ahí estaba, apareció como un rayo con la boca salivando para meterla con ese recurso y darle el 2-1 a los blancos.

Cristiano tiene por costumbre aparecer en las grandes citas, su motivación infinita lo convierte en depredador del área y ahí está, haciendo su trabajo y tapando bocas, porque el de Madeira hasta defendió con criterio.


Cristiano dio 21 pases, solo perdió tres balones en los seis regates que intentó y recuperó uno, disparando a puerta 10 veces, cuatro por dentro, con dos goles.

En la otra orilla la delantera más poderosa de Europa naufragaba en el área de Navas, con una defensa muy atenta que contó con la ayuda de los de arriba.

Neymar fue realmente desequilibrante, tanto que no parecía haber otra forma de pararlo que haciéndole falta, sin dudas es un jugador diferente, pero a diferencia de Cristiano fue poco efectivo, además de mostrar su cara más egoísta.

Cavani casi ni la olió y su mejor acción fue dejar pasar el balón en el único gol del PSG. Su cambio para intentar aguantar el resultado ha dejado señalado a Emery.

Mientras Mbappe dejó constancia de su tremenda calidad. Su centro desencadenó en el 1-0 y falló tres ocasiones, pero no pesó en el partido a pesar de que Marcelo le dejó mucho espacio.

El propio Marcelo fue más determinante con golazo que supuso el 3-1 y que encarrila la eliminatoria, tras una buena combinación con Asencio quien en solo 11 minutos regaló dos asistencias.

La celebración del lateral con Zidane lo dice todo. Los jugadores salieron a matar por él y el Madrid mereció el triunfo. Curioso que los tres goles partieran de la banda de Alves.

El PSG por momentos acorraló a los merengues, que le faltó la suerte del campeón, y hay cosas que el dinero no puede comprar. Sus quejas sobre el arbitraje solo muestan que sigue siendo un equipo menor.

El Madrid tiró más 17-14, de ellos ocho a cuatro entre los tres palos, lanzó 11-4 saques de esquinas y dominó (51 % a 49%) el partido.

El Real Madrid hizo tremendo partido, todos jugaron a gran nivel y si jugó como siempre. Cristiano esta vez fue la diferencia, otra rmarca más en su revolver tras Atlético, Bayern, Juventus, sumando 11 goles en esta Champions tras ser el máximo anotador en las dos anteriores con 16 y 12 goles.

Sin embargo, como en "Casablanca", a PSG todavía le queda París, donde se jugará el decisivo partido de vuelta el 6 de marzo.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios