Fútbol

Un revés sin consecuencias

MARCO CASETTI (der.) le roba el balón al chileno Alexis Sánchez en la victoria del miércoles del Udinese.
MARCO CASETTI (der.) le roba el balón al chileno Alexis Sánchez en la victoria del miércoles del Udinese. AFP / Getty Images

La Roma avanzó el miércoles a la final de la Copa Italia aunque perdió 1-0 con el Udinese, con un gol del atacante chileno Alexis Sánchez, en el partido de vuelta por las semifinales del torneo.

Los giallorrosi se impusieron 2-0 en el encuentro de ida y enfrentarán al Inter el 5 de mayo en la final. Ambos equipos también están disputando el scudetto.

Sánchez paró muy bien el balón con el pecho, superó al defensor noruego John Arne Riise y con un derechazo convirtió el tanto a los 81 minutos.

El gol del triunfo de Sánchez abrió la posibilidad de lograr el empate, que habría provocado los tiempos suplementarios y eventualmente los penales, sobre todo porque poco después fue expulsado el defensor de la Roma Marco Cassetti.

Confiada en el resultado positivo de la primera semifinal, ante un equipo más débil y porque además su prioridad es el campeonato de la liga, la Roma se presentó con numerosas reservas y le dio descanso a la mayoría de sus futbolistas titulares.

Los jugadores romanistas no se acercaron jamás con peligro al arco adversario, mientras su portero, el brasileño Julio Sergio, realizó grandes atajadas y salvó el resultado que le permitirá a su equipo disputar la instancia final de la Copa Italia.

  La federación italiana abrió un nuevo expediente sobre el escándalo de arreglo de partidos que detonó hace cuatro años.

La federación emitió el miércoles un comunicado en el que señala que pedirá los documentos de un juicio criminal en Nápoles en el que surgió información que vincula al Inter y otros clubes con el escándalo.

El Inter recibió el título del 2006 de la Serie A después de que la Juventus perdió el scudetto y fue enviada, como castigo, a la Serie B por su participación en el escándalo.

  Comentarios