Fútbol

Una apuesta segura con Bradley

La renovación del contrato a Bob Bradley es una apuesta segura en la selección estadounidense. La continuidad del técnico es sinónimo de seguridad y mirada al futuro. Aunque el acuerdo es por cuatro años, podría extenderse más tiempo si los resultados lo siguen acompañando.

Durante sus cuatro años al frente de la escuadra de todos, Bradley consiguió lo que nunca antes se había alcanzado. Se coronó ganador de su grupo en Sudáfrica 2010, por primera vez en 80 años de historia de la Copa del Mundo. También por primera vez llegó a una final de un torneo FIFA, en la Copa Confederaciones, en la que cayó 3-2 ante Brasil luego de tenerlo abajo 2-0 en el marcador.

El estratega de 52 años condujo al equipo de las barras y las estrellas al primer lugar en las eliminatorias mundialistas de la CONCACAF para Sudáfrica 2010.

Durante su gestión con el seleccionado estadounidense, Bradley sumó 38 victorias, 21 empates y ocho derrotas.

Todos estos resultados han sido determinantes para que la Federación de Fútbol de Estados Unidos, presidida por Sunil Gulati, le ratificara su confianza. Hay otros factores, sin embargo, que son clave en el éxito de la labor de Bradley.

Al frente de la selección norteamericana está un maestro. Bradley es un hombre que estudia, trabaja mucho y enseña. Su estilo no es aparatoso. Tiene un temperamento equilibrado, que se caracteriza por dialogar y explicar lo que pretende de sus dirigidos.

Sabe escuchar. Va de la mano con sus jugadores más influyentes. Presta oidos a Landon Donovan, que se han convertido en el astro más importante de Team USA, y también toma en consideración las opiniones de otros jugadores de experiencia en el equipo.

El fútbol estadounidense se encuentra ahora en un momento crucial. El Mundial de Sudáfrica 2010 despertó un entusiasmo mayor en el país, comparado al de otros. Gran parte de esa euforia se debió a la épicas batallas que brindó la selección estadounidense.

Por eso es vital que la escuadra nacional continúe con sus conductores que han sabido llevarla para que siguen lográndose buenos resultados. Así se ayudará al crecimiento de este deporte en Estados Unidos.

Si nuestro país logra la sede para el Mundial del 2022, ya no se tendrá que pensar en un ciclo de cuatro años, sino de 12. Para esa fecha, Estados Unidos no sólo aspirará a ser un buen animador sino pensará en conquistar el título Mundial. Si uno apunta a un objetivo así, tendrá que prepararse con mucha anticipación.

Bradley tendrá entonces 64 años y estará en el tope de su madurez. Bastará decir que el entrenador del Manchester United, Sir Alex Ferguson, tiene 68 años y es uno de los técnicos más sabios del momento. Por eso, la decisión de Gulati de mantener al técnico de la selección estadounidense es la más sensata y atinada.

Sólo hay que desear que la suerte acompañe a Bradley. Sin resultados positivos no hay técnico que sobreviva a la presión. Los pasos correctos, sin embargo, están dados y ojalá que la locomotora siga guiando por el camino correcto y seguro al equipo como lo ha hecho hasta ahora.

  Comentarios