Fútbol

Al borde de la bancarrota

Con estadios vacíos, amenazas de huelga por parte de jugadores que no reciben salarios desde hace meses y unos clubes profesionales sumidos en la bancarrota, el torneo profesional colombiano enfrenta una grave crisis, que el gobierno espera conjurar con nuevas medidas.

De los 36 equipos profesionales que compiten en el torneo colombiano en las categorías A y B, la mitad padece dificultades financieras, mientras la asociación que agrupa a los futbolistas denuncia que el 80% de estos incumple obligaciones de seguridad social.

"Es lamentable. Aunque en el primer semestre los clubes pudieron de alguna manera normalizar su situación y cancelar obligaciones pendientes con los jugadores, para el segundo semestre la situación se ha tornado crítica'', señaló a la AFP Carlos González, miembro de la Asociación de futbolistas profesionales.

La precaria situación llevó, incluso, a que los jugadores del capitalino Santa Fe, líder solitario del torneo, ofrecieran a los directivos recibir sólo la mitad de su salario hasta que se normalice la crisis financiera del equipo.

El otrora poderoso América de Cali incumple en los pagos desde hace seis meses, y los jugadores del Once Caldas, campeón de la Copa Libertadores 2004, amenazaron con la huelga, aunque su intención fue conjurada con un arreglo temporal.

"Somos conscientes de las dificultades económicas del club, pero vivimos de esto y trabajamos para llevar dinero a la casa'', manifestó el jugador Alexis Henríquez.

"Los deportistas profesionales colombianos hace mucho tiempo dejamos de soñar con volvernos millonarios. Ya nos conformamos con recibir un salario modesto y nuestra alegría es doble si se nos paga de manera cumplida'', añadió.

La Federación Colombiana de Fútbol señala que el déficit de los clubes asciende a $60 millones, y "algunos están incluso en grave riesgo de ser liquidados'', dijo el presidente del organismo, Luis Bedoya.

  Comentarios