Fútbol

Steven Beitashour: Un estadounidense que juega con Irán

Un estadounidense que juega en la MLS integra la selección de Irán que debutará contra Nigeria en el Mundial, el lunes en Curitiba.

La historia de Steven Beitashour demuestra que el deporte muchas veces es una vía más directa para acercar a los pueblos.

Irán y Estados Unidos después de ser grandes aliados se convirtieron en enemigos irreconciliables desde que la revolución islámica subió al poder en 1979 y poco después se produjo la toma de rehenes por un grupo de estudiantes que ocuparon la embajada de Estados Unidos en Teherán.

Las tensiones entre ambos países se incrementaron a raíz de los esfuerzos de Irán por producir armas nucleares y la preocupación de Estados Unidos por evitar que esto ocurriera.

Si bien en la arena política y diplomática los avances han sido lentos, en el deporte han habido gestos de acercamiento que liman las asperezas entre ambos lados.

En el Mundial de Francia 1998, las selecciones de Estados Unidos e Irán se enfrentaron en la fase de grupos. Los jugadores de ambos equipos se tomaron fotografías juntos abrazados, intercambiaron camisetas y se estrecharon la mano.

Irán estuvo a punto de viajar a Estados Unidos para realizar una parte de su preparación con miras al Mundial de Brasil 2014, pero al final no pudo hacerlo por razones de calendario.

Edward Beitashour emigró a Estados Unidos a principios de la década de los años 60, se graduó como ingeniero electrónico y se quedó en América. Su hijo Steven nació el 1 de febrero de 1987 y creció en San José, California.

La pasión de Steven por el fútbol lo llevó a realizar una carrera meteórica.

Beitashour comenzó como amateur en el 2005 con el San Diego State Aztecs y se incorporó a la MLS en el 2010 con los Earthquakes de San José.

Era un lateral derecho muy sólido en defensa, pero lo que más llamaba la atención era su vocación ofensiva que le permitió sumar 16 pases de gol en sus tres años con los Earthquakers. Gracias a ello fue seleccionado al Juego de Estrellas de la MLS y jugó los 90 minutos en el amistoso que ganaron 3-2 al Chelsea de la Premier League.

Esa destacada trayectoria también le sirvió para que el entrenador de Estados Unidos, Jurgen Klinsmann, lo convocara dos veces a los entrenamientos de la selección de las barras y las estrellas y para que lo contrataran los Whitecaps de Vancouver.

Debido a que Beitashour sufrió una hernia en enero del 2013 no pudo completar sus prácticas con la selección de EEUU, pero Klinsmann lo llamó cuando el jugador reapareció con San José, aunque no volvió a contactarlo.

En cambio, el estratega de Irán, el portugués Carlos Queiroz, lo invitó al equipo nacional. Y ahí se quedó.

“Si uno tiene la posibilidad de jugar un Mundial, no debe desaprovecharla”, comentó Beitashour a The New York Times. “Si uno tiene el sueño de jugar al más alto nivel, no hay otro lugar más grande que la Copa”.

  Comentarios