Fútbol

Argentina sufre la peor derrota en 60 años con un Messi contagiado por la mediocridad

La selección de Argentina jugaba su segundo encuentro de la fase de grupos de la Copa del Mundo de Rusia con la intención de conseguir su primer triunfo, luego de empatar en su primera presentación; pero su rival tenía otros planes.

Croacia salió al campo con una gran actitud y aprovechó un error del portero Willy Caballero para abrir el marcador. Luego anotó dos más para completar la goleada 3-0 a Argentina, propinándole así la peor derrota en un Mundial en la fase de grupos desde 1958, cuando cayó 6-1 ante Checoslovaquia.

Caballero cometió la pifia del mundial en un saque, le regaló la bola a los 53 minutos a Ante Rebic, quien sin dejarla caer la empalmó a las mallas por encima de la cabeza del guardameta para de este modo anotar el 1-0.

El 2-0 al minuto 81 fue una obra de arte. Luka Modric, el mejor jugador del partido, puso a bailar en una baldosa al mejor defensa argentino, Nicolás Ottamendi, para acto seguido sacar un latigazo desde fuera del área que entró besando un poste.

El tercero llegó en un contragolpe con el tiempo cumplido, cuando la albiceleste había bajado los brazos. Ivan Rakitic la condujo hasta el balcón del área y su disparo fue repelido, pero Mateo Kovacic la recogió y se la devolvió para que marcara a placer y pusiera los últimos clavos en el ataúd de Argentina.

Fue un partido para el olvido de Lionel Messi, quien deambuló por la cancha y apenas tuvo dos buenas participaciones, como si estuviese contagiado por el mal juego de equipo. Leo solo tiró una vez a puerta y nunca encontró con quien asociarse.

Tal vez disconforme con una alineación de pena del técnico de Argentina Jorge Sampaoli, quien optó por hacer tres cambios respecto al once que alineó en el empate 1-1 con Islandia.

El seleccionador puso en el once inicial a Gabriel Mercado, Marcos Acuña y Enzo Pérez en detrimento de Marcos Rojo, Lucas Biglia y Ángel Di María. El resultado fue peor no solo por el resultado sino porque la albiceleste no jugaba a nada, esperando solo que Messi y Sergio Agüero le resolviera la papeleta.

La mejor ocasión de los argentinos fue en el primer tiempo cuando Pérez, solo en el medio del área y a puerta vacía, lanzó su remate por fuera, marchándose al descanso con 0-0 en el marcador.


Los cambios de Sampaoli, el gran responsable de la derrota, no sirvieron de nada y se va con la vergüenza de tener que dirigir el próximo encuentro contra Nigeria rezando porque Islandia no gane sus próximos dos partidos.

Cuando entraron Paulo Dybala, Gonzalo Higuaín y Cristian Pavón, quienes debieron ser titulares, el daño ya estaba hecho. Con todo respeto Caballero, Mercado, Eduardo Salvio, Pérez, Maxi Meza, no son seleccionables, mucho menos titulares, pero dudo que Sampaoli lo vea así.

Este viernes Islandia (1 punto) se enfrenta a Nigeria (0) y la próxima semana a Croacia (6), quien amarró su pase a octavos. Argentina (1) no solo tiene que levantarse para poder ganar, sino que esperar que los de la tierra del hielo se congelen ante los africanos.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios