Fútbol

Messi resucita y Argentina avanza a octavos con una agónica victoria

Lionel Messi celebra tras anotar el primer gol de Argentina ante Nigeria, en el partido del Grupo D celebrado el martes 26 de junio de 2018 en San Petersburgo, Rusia.
Lionel Messi celebra tras anotar el primer gol de Argentina ante Nigeria, en el partido del Grupo D celebrado el martes 26 de junio de 2018 en San Petersburgo, Rusia. Getty Images

Si usted no era un amante al fútbol, le aseguro que desde hoy lo será después de ver el partido de Argentina contra Nigeria en la Copa Mundial de Rusia 2018.

La selección argentina necesitaba casi un milagro para avanzar a los octavos de final luego de perder contra Croacia, pero los resultados se le fueron dando y cuando parecía que todo estaba perdido apareció la bota del defensor Marcos Rojo para colocar el balón lejos del alcance del portero de Nigeria para darle el triunfo 2-1 ante el equipo africano.


Apareció, como no, Lionel Messi quien, alentado por una espectacular hinchada que tiñó de color albiceleste las gradas del estadio del Zenit en San Petersburgo, abrió el marcador (1-0) al minuto 14 en una gran jugada, llenando de alegría a los aficionados de Argentina y de medio mundo con su gol maestro.

Nigeria no se amedrentó y siguió luchando con sus armas intentando nivelar el marcador. Su esfuerzo se vio recompensado cuando el árbitro turco Cuneyt Cakir pitó penal por un agarrón de Javier Mascherano a la salida de un saque de esquina.

El penalti lo transformó con certeza Victor Moses empatando el encuentro 1-1 al minuto 51.

La desesperación poco a poco se fue apoderando de Argentina, sabiendo que con ese resultado se le acababa el Mundial, pero a cinco del final un centro de Mercado fue rematado con precisión quirúrgica por Rojo, haciendo estallar la alegría a sus millones de seguidores por todo el planeta.

Argentina estará en los octavos de final como segundo lugar del Mundial Grupo B, después de que Croacia le hiciera el favor de derrotar 2-1 a Islandia. En esa instancia enfrentará a Francia, primero del C el sábado en la mañana y aunque será un partido difícil, espera seguir soñando.

El partido ante Nigeria fue un carrusel de emociones, pero los dioses del fútbol estaban de parte de Argentina, que con muy poco fútbol y mucho corazón sigue viva en Rusia.


También gracias a que Cakir no señaló, con muy buen criterio, como penalti una mano de Rojo tras consultar el VAR.

La imagen de Mascherano sangrando, dándolo todo en la cancha, es la viva imagen de esta selección argentina, que con su triunfo dejó fuera a la selección que le dio vida con su victoria 2-0 ante Islandia.

El once de Jorge Sampaoli enfrentó el partido con otra actitud. Messi en esta ocasión sí ejerció como capitán y el resto de los jugadores fueron sus mejores soldados dejándose el alma en cada acción. No jugaron como siempre, pero ganaron como nunca.

Lo de albiceleste fue una de esas odas al fútbol que convierte a los escépticos en creyentes.

Siga a Pedro Gonzalez en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios