Mundial

Colombia avanza a los octavos y tiene su mejor arranque en un Mundial

En el mejor arranque de su historia mundialista, Colombia venció 2-1 a Costa de Marfil, el jueves en el estadio “Mané” Garrincha de Brasilia, y gracias al empate 0-0 de Japón y Grecia más tarde en Natal, avanzó a la segunda ronda del Mundial Brasil 2014 apenas jugado su segundo partido.

Ni siquiera en la época del legendario Carlos “Pibe” Valderrama y una pléyade de astros inolvidable como Faustino Asprilla, Andrés Escobar y Adolfo “El Tren” Valencia, entre otros, la selección cafetera había sido tan fulminante como esta tarde mágica en la que un equipo lleno de agallas supo sacarse de encima a su rival más peligroso en el Grupo C.

En su quinta participación en la copa del mundo, la escuadra que dirige el argentino José Pekerman consiguió un triunfo delante de su presidente reelecto, Juan Manuel Santos, quien estaba en la tribuna y había vaticinado el resultado durante la cita que tuvo con la presidente de Brasil Dilma Rousseff en la mañana del jueves en la capital.

Los medios periodísticos colombianos pidieron mesura en las celebraciones, porque tras el triunfo 3-0 sobre Grecia el sábado pasado, la fiesta se vio empañada por hechos de violencia ocurridos en Colombia. El diario El Tiempo señaló en su edición online que reportes oficiales luego del partido contra los europeos confirmaron en Bogotá nueve muertos —no se sabe si todos relacionados con los festejos—, 15 heridos, 1,500 llamadas de emergencia y 3,000 peleas.

Cuando Colombia goleó 5-0 a Argentina, en Buenos Aires el 5 de septiembre de 1993, y se clasificó para el Mundial de Estados Unidos 1994, se reportaron 82 muertos y más de 700 heridos.

En el Estadio Garrincha, en cambio, hubo alegría verdadera. La victoria colombiana se forjó a base de talento y determinación, con una aplicación extrema en los instantes en los que hubo que sentenciar el partido.

“Nunca nos va a faltar ese coraje que tenemos en los partidos”, afirmó Pekerman. “Ganamos un encuentro sumamente difícil. Hubo drama y así es el Mundial. Tenemos muchos jugadores jóvenes que están aprendiendo para tener un mejor nivel en el equipo”.

Ahora Colombia solo necesita un empate contra Japón, el próximo martes en el Arena Pantanal en Cuiabá, para avanzar como líder del Grupo C a los octavos de final. Ahí tendría que vérselas con el segundo sobreviviente del Grupo de la Muerte (D) en el que pugnan Italia, Costa Rica, Uruguay e Inglaterra, hasta ahora en ese orden.

Los goles fueron obra de James Rodríguez (64’) y Juan Fernando Quintero (70’) para Colombia; y Gervinho (73’) para los Elefantes.

James conectó de cabeza un tiro de esquina sobre hombres que lo superan en estatura. Mientras, Quintero aprovechó un balón robado para fulminar la valla contraria.

Hubo que sufrir hasta el instante final, porque los Elefantes se lanzaron en estampida y descontaron en una gran acción de Gervinho, quien eludió a tres rivales y lanzó un fortísimo remate que venció la resistencia del arquero David Ospina.

“Fue un partido durísimo, como todos los del Mundial”, comentó Rodríguez. “Esperábamos a un equipo extremadamente físico, que sabe jugar al fútbol y tiene grandes jugadores, por eso estos puntos saben más por tratarse de un gran rival”.

En efecto, la victoria cafetera tiene más mérito aún si se considera que se consiguió frente a una de las mejores selecciones de Africa del momento. Los marfileños llegaron al Mundial de Brasil con su generación dorada, encabezada por Yaya Touré, campeón de la Premier League; Didier Drogba, ex jugador del Chelsea; Gervinho, del club Roma; y Didier Zokora, con 121 partidos internacionales con su selección.

“Este triunfo nos da más confianza para ir a buscar el próximo partido, que también es importante ganar”, aseguró Juan Guillermo Cuadrado, el cerebro de Colombia y jugador de Fiorentina en Italia. “El profesor (Pekerman) nos había pedido aprovechar el contragolpe, y en algunas situaciones pudimos hacerlo muy bien y pudimos ganar”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios