NBA

El Heat tiene un punto débil que lo está matando

Al Horford (42), de los Celtics, busca el balón mientras Hassan Whiteside (21), del Heat, observa la acción, el viernes 30 de diciembre del 2016, en Boston.
Al Horford (42), de los Celtics, busca el balón mientras Hassan Whiteside (21), del Heat, observa la acción, el viernes 30 de diciembre del 2016, en Boston. AP

No es casualidad que en los primeros lugares de la NBA están los equipos que mejor ejecutan los tiros libres y, por supuesto, los que peor los tiran ocupan los últimos puestos, sin que esto llegue a ser una ciencia exacta.

El Heat, que ocupa el antepenúltimo lugar en la Conferencia Este, es el último entre los 30 equipos de la liga en tiros libres con un triste 66.3 por ciento, donde los Spurs son primeros (82.1%) y 15to los Kings (76.9%).

A menos que te llames Shaquille O’Neal o Dwight Howard para jugar en la NBA hay que anotar entre un 70 y un 80 por ciento desde la línea, por lo que no se concibe cómo el Heat ha logrado reunir a este grupo de “talentos”.

De nada te sirve que se “maten” en defensa o en jugadas de ataque si cuando van a la línea no ajustician a su agresor.

Y aunque el rango de mejora es poco (5-15%), esa mejoría le bastaría al equipo de Miami para obtener más victorias. ¿Cuántos triunfos se le han escapado al Heat por esta razón?

En este apartado solo aprueban Wayne Ellington (80%), Goran Dragic (79%), Luke Babbitt (78%), Josh Richardson (77%), Tyler Johnson 74%), Rodney McGruder (72%) y James Johnson (70%). Mientras Willie Reed (47%), Udonis Haslem (50%) y Hassan Whiteside (0.54%) están lejos del nivel.

En el equipo solo cuatro han mejorado respecto a su media histórica: Dragic, James Johnson, Richardson y Babblit, aunque también se podría incluir a Tyler Johnson y Ellington.

Y llegados a este punto nos preguntamos: ¿Son aptos estos jugadores con porcentajes tan bajos? ¿Les falta entrenamiento (con castigo por fallar como hace el coach de los Spurs Gregg Popovic)? ¿Les falta concentración? ¿O les falta interés?

No se cuál es peor, pero el Heat debe saber cuál de ellas aplica a cada jugador y tomar la acción oportuna.

Aunque cada basquetbolista sabe lo que tiene que hacer, es responsabilidad de los entrenadores el cambiar esta dinámica negativa, lo mismo que las bandejas fáciles o tiros de menos de 19 pies.

Miami defiende bien (7mo), pierde pocos balones (8vo) y gana en los rebotes (7mo), pero tira mal tanto en tiros de campo (29no) así como en triples (26to) y en libres (30mo). Está claro que lo que necesita es un entrenador de tiro. Y repito, si fuese Pat Riley llamaría urgente a Ray Allen para ver si consigue cambiar esa tendencia.

En el basquetbol para ganar hay que anotar canastas y esa es la principal diferencia entre un jugador de la NBA y uno que no lo es.

Y no más cortinas de humo. Whiteside tal vez no sea la solución, pero tampoco es el problema.

Con la marcha de Dwyane Wade se fue el jugador franquicia de Miami y costará llenar sus zapatos. Si alguien lo consigue vendrá de afuera, por lo pronto el Heat debe enfocarse en mejorar los tiros libres.

Después de la derrota en Boston (117-114), donde tiraron muy bien, el Heat tratará de mantener esa tendencia cuando reciba este domingo (6 p.m.) a los Pistons en el American Airlines Arena.

Siga a Pedro J. González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios