NBA

El Heat en alerta máxima a pocas horas del cierre del mercado

El armador del Heat Goran Dragic entra al aro en el juego ante Rockets el 17 de enero en el American Airlines Arena.
El armador del Heat Goran Dragic entra al aro en el juego ante Rockets el 17 de enero en el American Airlines Arena. dsantiago@elnuevoherald.com

Cuando se trata de Pat Riley todo es posible. Sin embargo, esta vez es muy poco probable que el alquimista de Miami pueda hacer algo para mejorar el equipo, a pocas horas del cierre del mercado.

Este jueves (3 p.m.) es la fecha límite para hacer intercambios en la NBA y no se aprecia el menor vestigio de que algo pueda suceder, en parte porque Miami tiene muy pocos activos, en parte porque es muy difícil mejorar lo que tiene. Aún así el Heat sigue alerta máxima por su puede pescar algo.


El quinteto de la Capital del Sol (25-32) se encuentra inmerso en la mejor racha de la temporada con 14-2 y con grandes posibilidades de meterse en los playoffs, de los que está a tan solo dos juegos.

Muchos rumores han sonado desde que se abrió la ‘veda’ de intercambios, casi todos relacionados con Goran Dragic, pero la buena marcha el equipo en esta segunda vuelta frenó en seco los posibles planes o al menos los aplazó para el 1 de julio, cuando se inicie la agencia libre.

Riley en un reciente mensaje a los compradores de boletos de temporada indicó que ahora estaban viendo al verdadero Heat que anunciaron a principios de temporada, por lo que sería muy contraproducente que ahora rompa su núcleo y la química que han logrado establecer.


Lo más que hará, salvo sorpresa, es llenar la 15ta plaza cuando le dé baja a Chris Bosh con algún jugador que quede libre u otro joven de la Liga de Desarrollo, como ha venido haciendo hasta ahora.

Un buen “4”, como Terrance Jones (Pelicans), le vendría bien para ayudar a proteger mejor la pintura.

Todo indica que este verano Riley sí hará una profunda reconstrucción. El Heat solo tendrá comprometido unos $50 millones en Hassan Whiteside, Goran Dragic, Justise Winslow y Tyler Johnson.

Con el tope salarial en $102 millones y el impuesto de lujo en $122 millones, habrá hasta $72 millones para traerse un buen “Big Three” y completar un buen equipo.


Con la reciente incorporación de Josh Richardson a Miami solo le quedarán “ingresados” Winslow (resto de la temporada), tras su operación de hombro, y Josh McRoberts, probablemente fuera por el mismo plazo, tras su fractura de el pie izquierdo.

Miami no ha necesitado a ninguno de los dos y un cambio por McRoberts sería más que apetecible, aunque es casi imposible que algún equipo lo quiera incluir en su lista.

El Heat reanudará su actividad este viernes en Atlanta, el sábado regresa al American Airlines Arena contra los Pacers y el lunes cierra febrero jugando en Dallas, casi seguro con los mismos “12 fuertes”.

Siga a Pedro J. González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios