NBA

Los Spurs contra la pared en los playoffs de la NBA

LNUEVA ORLEANS -- Nadie podía imaginar que los Hornets con el base Chris Paul iban a darle otra lección de básquetbol a los actuales campeones de liga, los Spurs, a los que vencieron por 102-84 en el segundo partido de las semifinales de la Conferencia Oeste.

De nuevo, como sucedió en el primer partido, la victoria fue convincente y merecida para los Hornets, que se pusieron con la ventaja de 2-0 en la serie al mejor de siete y el tercero se jugará el próximo jueves en el AT&T Center de San Antonio.

Pero los Spurs nunca habían estado abajo en la fase final del campeonato de la NBA desde el 2001 con una desventaja de 0-2, cuando los Lakers los barrieron por 4-0 en la serie por el título de la Conferencia Oeste.

Paul no sólo fue el máximo encestador del partido con 30 puntos y 12 asistencias sino que además acaparó todo el protagonismo y dio todo un espectáculo de buen juego ante unos campeones que no encontraron nunca respuestas a su gran nivel, especialmente a partir del tercer cuarto, periodo en el que se decidió el partido.

Junto a Paul, el alero serbio Peja Stojakovic, también les hizo daño a los Spurs después de anotar 25 puntos, en una noche inspirada en los tiros de tres puntos.

Stojakovic anotó 8 de 13 tiros de campo, incluidos 5 de 7 triples, y 4 de 4 desde la línea de personal, capturó seis rebotes y recuperó un balón.

El escolta Morrison Peterson aportó 12 puntos y el alero David West logró doble-doble con 10 tantos, 10 rebotes y cinco asistencias.

Los Hornets, que hicieron un gran básquetbol de equipo, también tuvieron un 48,0 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 58,8 (10-17) de triples, que iba a ser una de las claves del triunfo.

Mientras, las figuras de los Spurs volvieron a estar lejos de su mejor condición y aunque en la primera parte aguantaron con ventaja parcial de 43-42, en el tercer periodo desaparecieron.

El interno Tim Duncan terminó con 18 puntos y ocho rebotes, mejor que los cinco tantos que había conseguido en el primer partido, pero tampoco pudo ser el líder que guiase a los campeones no sólo a la victoria sino a realizar un buen juego.

El base francés Tony Parker no estuvo inspirado en ataque ni pudo con Paul en el duelo individual al quedarse con sólo 11 puntos, cuatro rebotes y tres asistencias.

Mientras que los reservas Brent Barry y el argentino Manu Ginóbili lograron 14 y 13 puntos, respectivamente, que tampoco sirvieron para salvar a su equipo de la derrota.

Ginóbili jugó 28 minutos para anotar 4 de 10 tiros de campo, incluido 1 de 5 triples, y 4 de 4 desde la línea de personal, repartió siete asistencias y cuatro rebotes.

Su compatriota Fabricio Oberto sólo jugó 14 minutos para conseguir cuatro tantos con 2-2 en los tiros de campo, capturó tres rebotes, una asistencia y una tapa.

  Comentarios