NBA

Mourning se confiesa en las páginas de su autobiografía

ALONZO MOURNING 
le da crédito a su 
esposa Tracy en la 
recuperación que le 
permitió volver al 
tabloncillo.
ALONZO MOURNING le da crédito a su esposa Tracy en la recuperación que le permitió volver al tabloncillo.

Cuando se observa a Alonzo Mourning corriendo por toda la cancha es difícil imaginarse todo lo que ha pasado el centro del Heat: A saber, un transplante de riñón en el 2003.

En su nueva autobiografía "Resilience'' (Resistencia en español), el jugador de 38 años nos lleva a un viaje desde su hogar de padres sustitutos hasta la NBA.

En medio de ello hay una gran historia que contar, como lo sucedido después de firmar un pacto con el Heat en el 2000, cuando Zo fue diagnosticado con glomerulosclerosis focal, una rara enfermedad que ataca el riñón.

Son las páginas en las que se narra su estadía en el New York Presbyterian las más dramáticas. Mourning traslada al lector a la habitación del hospital, con tubos entrando y saliendo por todas partes del cuerpo, y viéndolo derramar sus primeras lágrimas en años.

"Es como ser un niño, porque se encuentra uno en un estado de completo desamparo'', escribe. "Estaba tan débil. Sentía como si me hubiesen quitado toda la energía de mi cuerpo''.

Tres años después, Mourning ayudó al Heat a conquistar el campeonato.

  Comentarios