NBA

El Heat abre su temporada en Miami con muchas interrogantes

Dwyane Wade.
Dwyane Wade.

La derrota en Nueva York tuvo el efecto de aplacar a quienes soñaban con un arranque espectacular del Heat de Miami, pero también dejó la sensación de que el equipo encontró al armador que estaba buscando.

Cuando se esperaba una actuación convincente de Michael Beasley, fue el otro novato, Mario Chalmers, el encargado de poner una de las pocas notas positivas del conjunto en el inicio de temporada.

Chalmers no mostró un ápice de temor y se encargó de conducir -cuando no lo hacía Dwyane Wade- una ofensiva que no siempre mantuvo su intensidad, pero que tampoco fue un fracaso en toda la línea.

En lo personal, la segunda elección de Miami en el draft sumó 17 puntos con ocho asistencias y siete rebotes para darle más que una señal de esperanza a otro debutante, el coach Erick Spoelstra.

Pero el dirigente espera que Beasley recupere su aura de "estrella en ciernes'' cuando el Heat abra su temporada en casa esta noche en la Arena American Airlines ante los Kings de Sacramento.

Beasley, el segundo mejor jugador elegido en el draft, terminó con apenas nueve puntos y encestó cuatro de 14 intentos de tiros de campo, además de mostrarse algo indeciso en la defensa.

"Comenzamos el choque [en Nueva York] de manera lenta'', reconoció Beasley sobre su equipo, que llegó a estar debajo en el marcador por 23 puntos. "Cuando despertamos, ya era demasiado tarde''.

Es de esperar que esta noche el equipo no sea víctima de ese letargo, pues de lo contrario esta será otra campaña para el olvido, como la previa cuando el Heat terminó con la peor marca de su historia (15-67).

Wade fue de lejos el mejor de Miami a la ofensiva con 26 puntos, nueve asistencias y siete rebotes, pero se le vio frustrado en medio de tantos errores de sus compañeros de equipos y muestra de ellos fue su salida por seis faltas, algo verdaderamente inusual en él.

Es muy probable que el Heat no caiga en los abismos de la temporada anterior, pero en una Conferencia Este que más bien parece un acorazado -ya ni los Knicks son los parientes pobres-, resulta imprescindible que el proyecto inacabado de equipo que se vio en Nueva York comience a mostrarse más completo a partir de esta noche.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



  Comentarios