NBA

El Heat de Miami retrocede ante los Bobcats

SHAWN MARION (der.) pelea por un balón 
con Gerald Wallace, estrella de los Bobcats.
SHAWN MARION (der.) pelea por un balón con Gerald Wallace, estrella de los Bobcats.

Tras un debut en casa sensacional, el Heat de Miami recordó anoche a aquel equipo desorientado que perdió ante los Knicks de Nueva York o, para ser más precisos, que todavía es un proyecto al que le falta mucho por hacer.

Miami fue superado en toda la línea 100-87 por los Bobcats de Charlotte, que son dirigidos por el coach Larry Brown y, en un segundo plano, por el legendario Michael Jordan.

El Heat llegó a Charlotte en busca de su primer triunfo como visitante, pero los locales aprovecharon las evidentes lagunas defensivas de su rival para desplegar un ataque con un 56 por ciento de efectividad.

Gerald Wallace hizo cuanto quiso dentro y fuera de la pintura y terminó con 31 puntos, mientras que su compañero Jason Richardson lo secundaba con 20.

Por el Heat sobresalió el novato Michael Beasley con 25 cartones y Dwyane Wade con 19, pero el resto del conjunto dejó mucho que desear en el ataque.

Como si fuera poco, los esfuerzos ofensivos de Miami en la primera mitad se vieron comprometidos por los problemas de Wade al acumular tres faltas que obligaron al coach Erick Spoelstra a sentarlo en busca de protección.

A casi seis minutos del período inicial, la estrella del Heat se montó rápidamente en dos amonestaciones que cortaron un buen momento ofensivo de su equipo y dejaron a Spoelstra con pocas opciones de ataque.

Wade no entró en el segundo cuarto hasta que se consumieron cuatro minutos y poco después era responsabilizado con una tercera falta que lo sacó de circulación desde ese momento.

Esa fue una de las causas que explicaron el dominio en los dos parciales del comienzo de Charlotte, que llegó a tener ventaja de 15 puntos y estuvo a punto de irse por completo con el destino del choque de no haber sido por esfuerzos desesperados de Miami.

Al volver del descanso, los Bobcats vencían 52-41.

Miami hizo un gran esfuerzo en el tercer parcial y redujo a siete la ventaja, pero en el último tramo pareció como si el conjunto visitante levantara la bandera blanca en medio del tabloncillo.

  Comentarios