NBA

Dúo de novatos trae una nueva esperanza al Heat de Miami

El Heat, tras una temporada 2007-2008 nefasta, se dio a la tarea de reconstruir el equipo con la ilusión de regresar este año a los planos estelares.

Su presidente dejó la labor de entrenador en manos de Erik Spoelstra y salió en busca de talento universitario como presidente de la franquicia, y al final su esfuerzo se vio compensado al pescar en el draft a dos hombres que han cambiado la cara del equipo de Miami.

Primero escogió al mejor anotador de la liga colegial, el delantero Michael Beasley y después se trajo a un armador que no parcía tan bueno, pero que está demostrando que en verdad Riley atracó el mercado, nos referimos al defensa Mario Chalmers.

Curiosamente esta formidable pareja jugaba en Kansas State y ahora se ha ganado un puestos en el quinteto abridor de la Capital del Sol.

Riley no encontró el hombre alto que buscaba, pero en cambio sí trajo a dos jugadores que han dado un soplo de aire fresco a un equipo que se ahogaba, y que ha puesto al Heat nuevamente en la órbita de la NBA.

Con la entrada de estos hombres, Dwyane Wade ha vuelto a ser decisivo y el equipo es más rápido, defiende mejor, mueve mejor el balón y hasta cuenta con un banco más profundo.

Chalmers ha tardado muy poco en adaptarse a las exigencias de la competición, juega sin miedo, distribuye bien la pelota, toma rebotes, bloquea y sobre todo defiende como un consagrado. En esta joven temporada ya ha impueusto un récord de robos del balón, ayudando a Wade en el desarme del ataque rival.

El organizador titular del Heat tiene una media de 6.4 puntos por juego, 5.1 asistencias y 2.4 robos del balón en lo que va de campaña.

Su compaero Beasley es una verdadera máquina de anotar, el novato no se arruga a la hora de entrar al aro y su puntería es enviadable con apenas 19 años. Además, cada día defiende mejor, marcando muchas veces al mejor hombre del equipo rival en su función de delantero de poder.

Y aunque le ha costado un poco más adaptarse al sistema de juego del Heat, no cabe duda que es uno de sus mejores jugadores en estos momentos con 16.7 puntos y 6.3 rebotes por juego.

Tal vez el quinteto de Miami no gane otro anillo esta temporada, tal vez no sea el mejor ni siquiera en su división, pero lo que si es seguro que esta temporada no se parece en nada a la anterior a pesar de las pocas incorporaciones y que hoy por hoy si vale la pena pagar la entrada para verlo jugar.

  Comentarios