NBA

Salen de Crawford y Randolph, quieren a James y a Wade

LEBRON JAMES será, sin duda, el agente libre que liderará a un grupo de excelentes 
basquetbolistas de aquí a dos años.
LEBRON JAMES será, sin duda, el agente libre que liderará a un grupo de excelentes basquetbolistas de aquí a dos años. EFE

No era fácil.

Les ha costado tiempo y que surgiese el factor suerte para que los Knicks de Nueva York al final pudiesen traspasar al escolta Jamal Crawford y al delantero Zach Randolph, dejando la puerta abierta para que pueda llegar en el 2010 una de las grandes estrellas de la NBA.

El nuevo presidente de los Knicks de Nueva York, Donnie Walsh, confirmó que es uno de los mejores directivos que hay en la NBA al conseguir un traspaso que ya muy pocos pensaban podría realizar y más cuando el equipo había comenzado a jugar bien con Crawford y Randolph, mientras el base Stephon Marbury sigue inactivo.

Sin embargo, dos factores han hecho posible que el traspaso se diese. Primero, el enfrentamiento, imposible de reconciliación, del ala-pívot Al Harrington con Don Nelson, el entrenador de los Warriors de Golden State.

Segundo, el nefasto comienzo que han tenido los Clippers de Los Angeles, lo cual ha obligado al gerente general y entrenador, Mike Dunleavy, a replantearse de nuevo la formación del equipo.

Walsh, que conoce perfectamente a Harrington, lo seleccionó cuando estaba al frente de los Pacers de Indiana, considera que a sus 28 años es un jugador con gran futuro dentro de la NBA y de los nuevos Knicks que están construyendo.

De ahí, que no le importó traspasar a Crawford a los Warriors, que por otra parte están necesitados de un número dos de clase, que además pueda ayudar al novato revelación Anthony Morrow, mientras se recupera el jugador franquicia del equipo, el escolta Monta Ellis.

Además, Nelson ya no tendrá que enfrentarse diariamente al grave problema de no poder utilizar a Harrington como titular porque el jugador no rendía al máximo y no tenía ningún tipo de comunicación con el veterano entrenador.

Pero faltaba el segundo movimiento de los Knicks para completar la estrategia diseñada por Waslh, y era el conseguir a dos jugadores veteranos que ocupasen los puestos dejados vacantes por Crawford y Randolph y además la próxima temporada quedasen como agentes libres.

El perfil de ambos jugadores lo encontró Walsh en el escolta Cuttino Mobley y el ala-pívot Tim Thomas, de los Clippers, para lo cual envió a Randolph y a Mardy Collins al equipo angelino, que necesitan a un jugador alto de clase que pueda ocupar el puesto dejado vacante por Elton Brand.

Todo encajó a la perfección para Walsh, que cuando finalice la presente temporada tiene ya un gran espacio de tope salarial para poder pensar en agentes libres como LeBron James, Chris Bosh y Dwyane Wade, que tienen todas las intenciones de entrar al mercado.

"Conseguir una reducción importante del costo salarial es una de las grandes ventajas que vamos a tener de nuestro lado y espero que los aficionados entiendan que eso nos va a dar la oportunidad de formar un mejor equipo de acuerdo al plan que hemos diseñado'', destacó Walsh. ‘‘Estoy cumpliendo lo que dije desde el primer día''.

Walsh reconoció que el momento de traspaso no había sido el más indicado porque tenían que dejar ir a dos jugadores que encajaron a la perfección en el nuevo sistema del entrenador Mike D'Antoni, mientras que llegaban tres nuevos, pero era necesario de cara al futuro.

  Comentarios