NBA

Udonis Haslem: los duros también lloran

Udonis Haslem es considerado el hombre más duro en el vestuario del Heat de Miami, por buenas razones. Juega fuerte, enfrenta sin miedo a sus oponentes más fuertes y es probable que reciba más golpes que cualquier otro en la NBA.

"Un guerrero'', así lo ha calificado Pat Riley, presidente del Heat.

"Un luchador'', dice de él Dwyane Wade, su compañero de equipo.

Pero guerreros y luchadores pueden sentir dolor, y el trato que recibió Haslem en las últimas semanas no se alivia con aspirinas y bolsas de hielo.

Estuvo dos semanas desconcertado y tenso por la muerte de su abuela de 70 años, Christine Pinkey, la mujer que le puso el nombre de Haslem y que, en lo esencial, lo convirtió en el hombre que es hoy.

El tiempo lo cura todo, dice el dicho, y Haslem se lo está creyendo.

El martes por la noche tuvo su juego de recuperación, un paseo de 16 puntos contra Golden State. Y por primera vez desde la muerte de su abuela, pareció que Haslem realmente se divertía jugando de nuevo.

"El baloncesto, para mí, es 70 por ciento mental, y si uno no se encuentra donde mentalmente necesita estar, entonces le resultará difícil salir a jugar y desempeñarse'', dijo Haslem. "Hace una semana más o menos que, mentalmente, no creo que estaba donde era necesario para jugar como es debido''. Haslem recibió la noticia de la muerte de su abuela en la mañana del 4 de diciembre, pocas horas antes del regreso del Heat de una gira por la Costa Oeste, donde el jugador estuvo a gran altura. Promedió 16.5 puntos y 10.8 rebotes durante esos seis días.

"Me encontraba en lo más alto y caí bien bajo en cuestión de horas'', recordó Haslem said. "Fue difícil. Aún me duele su ausencia''.

Por suerte, el corazón de Haslem nunca dejó de ser el de un gladiador.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios