NBA

Dulce venganza de Miami

DWYANE WADE recibe una fuerte falta en el difícil triunfo del Heat sobre los Cavaliers, 
anoche en la AmericanAirline Arena.
DWYANE WADE recibe una fuerte falta en el difícil triunfo del Heat sobre los Cavaliers, anoche en la AmericanAirline Arena. El Nuevo Herald

Nada es tan dulce como la revancha y el Heat de Miami la saboreó anoche en su último juego del 2008 al derrotar 104-95 a los Cavaliers de Cleveland en un American Airlines Arena repleto hasta la bandera para presenciar el duelo entre los dos mejores jugadores de la NBA en la presente temporada.

El astro de Miami Dwyane Wade brilló como de costumbre con 21 cartones y 12 aistencias, y aunque no pudo opacar al estelar Lebron James (38 puntos) sí fue la bujía que encendió al Heat.

El último cuarto fue de espectacular. Los Cavaliers lograron reducir la diferencia de siete a un punto con ocho minutos por jugar, pero el Heat no estaba dispuesto a regalar nada este fin de año y con jugadas para enmarcar aseguró el triunfo ganando el parcial.

Por el Heat el armador Mario Chalmers con 21 puntos y ocho asistencias se comió a Mo Williams (10), en tanto Daequan Cook anotaba 17 unidades al encestar cinco de los siete triples que tiró.

Shawn Marion con 14 puntos y 11 rebotas, así como Udonis Haslem (13 y 10) hacían sendos doble-doble.

Michael Beasley, quien cada vez defiende mejor, aportó ocho puntos viniendo desde el banco.

Mientras por los Cavaliers Delonte West con 20 puntos fue el otro destacado.

El Heat entró más enchufado al encuentro y poco a poco apoyados por su gran defensa se fue mostrando superior a los Cavs. Finalmente logró sacar siete puntos de ventaja, al terminar el cuarto 26-19 a su favor.

Esta vez si funcionó la segunda unidad, que logró en el siguiente parcial mantener la diferencia con una gran defensa a presión por toda la cancha, que finalmente desgastó el rival para que los titulares pudieran ampliar el marcador 50-34 antes de irse al descanso.

En el tercero Cleveland puso el turbo y logró reducir la diferencia de nuevo a siete unidades (74-67). En este parcial Wade le regaló un sombrero a James para delicia de los presentes.

Con este triunfo el Heat retoma la senda del triunfo y ratifica que es un equipo que puede derrotar a cualquiera.

El quinteto de Miami mostró ayer un gran nivel tanto en ataque como en defensa, dejando claro que si juega así puede aspirar a todo.

El próximo 2 de enero, el quinteto de la Capital del Sol se enfrentará al Magic de Orlando en el primer encuentro del 2009.



Envíe sus cartas y comentarios a:

pgonzalez @herald.com



  Comentarios