NBA

Williams en la órbita de Miami

JASON WILLIAMS, en sus tiempos en el Heat, observa junto a su coach Pat Riley (izq.) una 
acción del juego ante los Knicks. El armador se retiró después de firmar con los Clippers.
JASON WILLIAMS, en sus tiempos en el Heat, observa junto a su coach Pat Riley (izq.) una acción del juego ante los Knicks. El armador se retiró después de firmar con los Clippers. The Miami Herald

Todos los sitios de internet que contienen el nombre de Jason Williams ofrecen un dato sobre el jugador: retirado.

En parte tienen razón, pues el armador que ayudó al Heat de Miami a conquistar un título de la NBA en el 2006, no cuela una canasta en algún tabloncillo de la NBA desde hace siete meses.

Oficialmente, Williams es parte de los Clippers de Los Angeles, pero el controversial armador optó por quedarse en su casa y vestir el uniforme de los californianos, alegando ‘‘falta de amor por el juego''.

Pero todo parece indicar que el basquetbolista, de sólo 33 años, le pedirá a la liga que lo reintegre a la lista de jugadores disponibles y que trataría de encontrar un arreglo con los Clippers para lograr su liberación.

En la mayoría de los juegos en casa del Heat, a Williams se le puede ver sentado en primera fila en asientos que generalmente son reservados para familiares y amigos de Dwyane Wade, con quien siempre ha mantenido una sólida relación dentro y fuera de la cancha.

Aunque no se sabe de ningún pedido oficial por parte de Williams, en círculos del Heat existe, al menos, cierta intriga por ver qué traería el veterano a una organización repleta de jóvenes.

"Si Wade hace cierta fuerza, eso podría abrirle puerta a Williams'', comentó una persona cercana a la situación. "Después de todo, nadie le hacía tan bien los pases para las clavadas''.

Al parecer, Williams se encuentra en un momento de su vida y su carrera que estaría dispuesto a aceptar el papel de mentor de Mario Chalmers y servirle de suplente en momentos en que la temporada se adentra en su recta final.

Pero el Heat tendría que sopesar esa decisión, pues si es cierto que Williams fue una pieza fundamental en la conquista del título, tampoco se puede ocultar que el ahora presidente de la franquicia, Pat Riley, perdió la paciencia con él debido a su poca actitud defensiva.

Sin embargo, la falta de profundidad en la posición por detrás de Mario Chalmers, podría inclinar al Heat a reconsiderar el caso de Williams.

"Sí necesitamos más ayuda en esa posición'', había reconocido Wade al final de la práctica del viernes. "Cada vez que Mario se mete en problemas por faltas, nuestro juego sufre. El es muy importante y las faltas le impiden jugar como debe''.

Desde ayer con Andre Miller, Miami enfrentará a un grupo de talentosos armadores como Rafer Alston (Orlando), Allen Iverson (Detroit), Mike Bibby (Atlanta), Nate Robinson (Nueva York) y Steve Nash (Phoenix).

  Comentarios