NBA

Se apaga la última llamarada

JERMAINE O'NEAL (der.) regresó a Indiana para enfrentar al 
equipo con el que vivió sus mejores temporadas en la NBA.
JERMAINE O'NEAL (der.) regresó a Indiana para enfrentar al equipo con el que vivió sus mejores temporadas en la NBA. Associated Press

Son incontables las veces en que Dwyane Wade le ha regalado a Miami una canasta salvadora en los instantes finales, pero esta vez la estrella no pudo realizar su magia.

Wade falló un disparo con 2.8 segundos por consumir en el reloj y los Pacers de Indiana derrotaron 90-88 al Heat de Miami que esta noche prosiguen su gira por la Conferencia Este en Chicago.

Miami batalló mucho para rebajar una diferencia y se colocó a sólo dos puntos antes de que Wade errara el tiro desde más allá del aro que, de haber entrado, habría significado el triunfo.

La pelota coqueteó con el aro y salió finalmente sellando la victoria de los Pacers, que continuaron su dominio total en casa sobre el Heat. Miami suma 17 derrota consecutivas en el Conseco Field, incluidos tres choques en los playoffs del 2004.

Wade, el líder anotador de la NBA, se fue con 21 puntos, pero su efectividad no estuvo a la altura de lo habitual, pues sólo encestó disparos en 24 intentos.

No hay duda de que Indianápolis ha sido siempre una sede donde Wade ha navegado con poca suerte, porque aquí jamás ha ganado un encuentro como profesional y ha perdido en las siete ocasiones que ha salido a jugar.

Danny Granger brilló con 28 cartones para Indiana que iba detrás por cuatro puntos en el incio del cuarto período antes de tomar control del encuentro con un potente rally de 13-1.

Granger coloboró con siete unidades en ese lapso, mientras que T.J. Ford sumaba seis.

Una de las explicaciones para este débil choque de Wade puede hallarse en los dolores y molestias que se le han convertido en problemas fuertes que afectan su desempeño en este momento de la campaña.

Por ello, ahora pasa mas tiempo en el gimnasio, se somete a baños de hielo e hizo que su entrenador personal, Tim Grover, viniera desde Chicago durante algunos días recientemente para apoyarlo junto con las indicaciones que recibe del equipo médico del Heat.

"Tan pronto como uno empieza a jugar, la adrenalina comienza a surgir y todo está bien'', señaló Wade. "Además, por estos días hay muy poco tiempo para el descanso en la NBA''.

Con la competencia por el título de la División del Sureste prácticamente hace varias semanas, el Heat tiene la opción de competir por el cuarto lugar de las clasificaciones en la Conferencia Este.

Y en esa contienda hay poco margen de error.

Atlanta (42-29) tiene el control en la lucha por el cuarto lugar y será local en la primera ronda, con una ventaja de tres y medio juegos sobre Miami. Los Hawks tienen 11 partidos pendientes, lo que significa que el Heat tendrá un encuentro más.

Miami (38-33) se enfoca en no perder el quinto puesto y mantener a raya a los Sixers de Filadelfia (36-33), ocupantes del sexto sitio, y a los Pistons de Detroit (34-35).

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios