NBA

Choque de un poker de lujo

Cuando comenzó la temporada en noviembre, todos los equipos del país circularon el Final Four como su meta para la temporada. Algunos lo hicieron con optimismo, otros seriamente. Sin lugar a dudas, Connecticut, Michigan State, North Carolina y Villanova caen en el segundo grupo.

En la presente edición del Final Four no existen equipos sorpresa, cualquiera podría ganar y cualquiera se podrá coronar campeón nacional el lunes venidero.

En el primer encuentro de esta noche los Huskies de Connecticut (31-4) se enfrentarán con los Spartans de Michigan State (30-6) en un duelo entre equipos bastante diferentes; uno completamente ofensivo y el otro defensivo total.

Los Huskies de Jim Calhoun han demostrado esta temporada la potencia de los conjuntos del Big East, siendo uno de tres equipos de la conferencia en conseguir un primer puesto en el torneo, pero el único que todavía sigue vivo. Con sólo una derrota fuera de casa en toda la temporada, la plantilla liderada por A.J. Price y Hasheem Thabeet es una de las mejores del país. Entran a este partido como uno de los favoritos para jugar el lunes y si todo les va bien será una larga noche para los Spartans.

Michigan State conoce bien lo que les espera esta tarde y ya han demostrado que pueden con equipos del Big East. En la última ronda sorprendieron a uno de los favoritos al principio del torneo, Louisville, el equipo que ganó la conferencia de los Huskies esta temporada. Si esperan ganar tendrán que ser por sus habilidades defensivas, pues son uno de los mejores equipos defensivos del país. No han permitido más de 70 puntos en lo que va de torneo pero los Huskies metían 93 en sus últimos cinco partidos.

La ventaja está con los Huskies pero uno nunca sabe con los equipos de Tom Izzo.

El segundo partido de la noche será entre North Carolina (32-4) y Villanova (30-7).

Los Tar Heels son el equipo más potente del país y el gran favorito para ganar el torneo. Liderados por Tyler Hansbrough y Ty Lawson, el conjunto de Roy Williams tiene todo lo necesario para coronarse. Si juegan bien no hay forma que los Wildcats les paren. Muchos dijeron al principio de la temporada que el destino final de este equipo sería la corona. Ahora sólo les faltan dos victorias para entrar en la historia.

En su camino está Villanova, un equipo que ya ha demostrado su potencia con una fabulosa racha en el torneo para llegar a este punto. Los Wildcats eliminaron a American y UCLA fácilmente en las primeras dos rondas y Duke y Pittsburg en las siguientes dos.

Si hay un equipo que podría sorprender a los Tar Heels éste es el indicado, pues tiene todos los atributos para frenar a una auténtica maquinaria del básquetbol.

  Comentarios