NBA

Heat: un juego que se debe ganar

DWYANE WADE clava la bola en el aro para anotar dos 
puntos en partido efectuado en la Arena American Airlines.
DWYANE WADE clava la bola en el aro para anotar dos puntos en partido efectuado en la Arena American Airlines. El Nuevo Herald

Con el boleto para los playoffs en bolsillo el Heat recibe hoy (6 p.m.) a los Knicks de Nueva York en el penúltimo encuentro en casa de la temporada regular.

Cuando faltan apenas tres juegos, el quinteto de Miami se encuentra en la pelea por mantenerse quinto de la Conferencia Este, puesto que le da derecho a jugar con el cuarto, los Hawks de Atlanta, y evitar a uno de los tres primeros lugares.

Este es un choque que el Heat (41-38) no debe perder.

Primero por su importancia y segundo porque los Knicks (31-49) se encuentran entre los peores equipos de la NBA.

No obstante no hay que confiarse y jugar como lo hicieron ante el equipo de los Celtics de Boston, la noche del pasado viernes donde por poco derrotan a los vigentes campeones.

En ese encuentro, además del estelar Dwyane Wade, se destacó el delantero de poder Michael Beasley con un doble doble de 23 puntos y 13 rebotes, la actuación ofensiva más alta de su carrera.

El novato demostró que es el mejor en su puesto y que ante la ausencia del titular Udonis Haslen, por un corte en su dedo pulgar derecho, es el jugador indicado para abrir el juego.

El Heat también demostró que, ha diferencia de un equipo de estelares como Boston, está en un franco proceso de reconstrucción.

Por eso comete tantos errores infantiles y casi siempre pierde en los minutos finales, donde su única opción es darle la bola a Wade, en vez de buscar otra jugada bajo las tablas.

Por cierto, en esa zona ha crecido un mundo el centro Jamaal Magloire y el juego del viernes fue el mejor de los hombres de recambio tanto en el ataque como en la defensa.

Hablando de la segunda unidad su mejor integrante, el escolta Daequan Cook, ya jugó unos minutos ante los Celtics, aunque no se le vió del todo recuperado de su lesión en el hombro.

"Esto probablemente es sólo uno de los pasos que, lamentablemente, tenemos que dar'', dijo el entrenador Erik Spoelstra. "Es algo muy doloroso para nosotros en estos momentos, pero hay un rayo de luz. Mentalmente estamos volviéndonos más fuertes''.

Mucho necesita el equipo de Miami que se recupere su mejor triplista, pero también de un mayor aporte de sus principales figuras como Mario Chalmers, Jermaine O'Neal y que entre Jamario Moon, Yakouba Diawara y James Jones aparezca el pequeño delantero capaz de defender con eficacia y al mismo tiempo anotar con cierta regularidad.

Hoy tendrán que aguantar al pequeño Nate Robinson, de Nueva York, y así evitar al gigante Dwight Howard, de Orlando, en los playoffs.

El martes la tropa de Spoelstra viaja a Atlanta en lo puede ser un anticipo de la postemporada y el miércoles terminan su calendario oficial cuando reciba en el American Airlines Arena a los Pistons.

Con Filadelfia pisándole los talones cada uno de estos tres encuentros del Heat es de vital importancia, por lo que no podrá dar descanso a sus titulares.

  Comentarios