NBA

El Heat sana sus heridas

UDONIS HASLEM 
(izq.) y Dwyane 
Wade descansaron 
la última semana 
para llegar a los 
playoffs en mejor 
forma física.
UDONIS HASLEM (izq.) y Dwyane Wade descansaron la última semana para llegar a los playoffs en mejor forma física. Associated Press

La reunión pareció cosa improbable, al menos siete meses atrás.

El Heat de Miami se reunió ayer en el American Airlines Arena en lo que fue su primera concentración de cara a los playoffs.

Luego de ser el peor equipo en la contienda anterior, el Heat regresó a los playoffs y el domingo saldrá al tabloncillo para enfrentar al cuarto mejor conjunto del Este, los Hawks de Atlanta.

Si bien Erick Spoelstra, coach del conjunto floridano, admitió que sentía que el Heat era el equipo inspirado y que llevaba la intensidad para ganar la serie, existen interrogantes que preocupan al cuerpo técnico de la Capital del Sol.

Udonis Haslem admitió que para el encuentro pudiera no estar totalmente recuperado e incluso tendría todavía algunos puntos de sutura en el pulgar que se fracturó el 3 de abril.

Mientras tanto, Jamario Moon confesó no estar cien por ciento listo de una molestia en la ingle. Por otro lado, Michael Beasley tiene aún rastros en su cara del golpe en el ojo que recibió en el juego del miércoles.

Jermaine O'Neal sostuvo, entretanto, que sí estaba listo para entrar al tabloncillo.

Y aunque el único ausente para el primer partido pudiera ser sólo Michael Blount --en el Caribe por asuntos familiares-, las lesiones recientes, convertidas en ausencias, pudieran haber erosionado la armonía y el juego en equipo de Miami.

De hecho, Moon, Haslem, O'Neal y Dwyane Wade, se combinaron para ausentarse en un total de 16 partidos en las dos últimas semanas.

Los mismos jugadores del Heat, sin embargo, descartan la teoría de que pudieran presentarse fuera de ritmo por no haber saltado al tabloncillo en los últimos encuentros.

"He disparado en los últimos días y me ha ido bien'', dijo Haslem.

Wade también disipó cualquier duda. "Encontraré mi ritmo si lo perdí'', apuntó.

Las ausencias --que bien pudieran ser traducidas como descanso para los jugadores-- también crearon aspectos positivos. El principal de ellos, el ascenso de Michael Beasley.

El novato promedió 24.2 puntos y 11.2 rebotes en los últimos cinco partidos de la temporada regular y de acuerdo a Spoelstra, el nivel de confianza del joven de 20 años está mejor que nunca.

"Michael es quizás el tipo que tiene la autoestima más alta ahora en el equipo'', aseguró el coach.

Y Spoelstra espera que la seguridad en sí mismos y la confianza en lo que puedan hacer en el tabloncillo hombres como Beasley puedan superar cualquier obstáculo.

  Comentarios