NBA

Balance positivo de la campaña del Heat

Al final no pudo ser. Cuando todos lo daban por muerto el Heat de Miami puso la serie 3-3 y forzó el séptimo juego de playoffs ante los Hawks de Atlanta, y cayó con las botas puestas.

En el último choque el quinteto de Miami tras perder la concentración en el segundo cuarto nunca más pudo dar alcance a un conjunto de Atlanta, que demostró de nuevo que estaba un escalón más arriba.

Los Hawks se llevaron una serie, donde la juventud fue la causa de los desbalanceados marcadores.

Con este sabor agridulce el Heat termina el sueño de jugar la siguiente fase y le dice adiós una temporada, donde fue capaz de lo mejor y también de lo peor.

Y es que la inestabilidad fue lo que marcó precisamente el juego del Heat, aún así lograron tener un balance positivo y pasar a la postemporada al ocupar el quinto lugar de la Conferencia Este.

En esta campaña el Heat reconstruyó el equipo y colocó al Erik Spoelstra al frente del conjunto. El novato no lo hizo mal y Miami recuperó el prestigio después de terminar último en la temporada anterior, donde apenas ganaron 15 encuentros.

Spoelstra llenó el hueco de armador con el rockie Mario Chalmers, quien creció un mundo, pero no lo suficiente para ganar en los playoffs.

Se equivocó con la segunda elección del Draft, Michael Beasley, al colocarlo como sexto hombre retresando su crecimiento y dejándo al equipo sin uno de sus mejores anotadores. Basley demostró al final que es el segundo mejor jugador del Heat.

A Udonis Haslem lo colocó como centro y luego lo movió a su posición natural de delantero de poder. A pesar de su carencias técnicas el nativo de Miami cumplió en ambas posiciones, aunque su aporte debió ser mayor.

Luego de un intercambio con Toronto el equipo de la Capital del Sol se hizo con los servicios del pívot Jermaine O'Neal y del delantero Jamario Moon, ambos reforzaron el quinteto titular y el Heat comenzó a soñar.

Pero a la hora buena se lesionaron y el Heat sufrió demasiado su ausencia.

El banco estuvo bien en la temporada, pero no en los playoffs. El escolta Daequan Cook al final estuvo muy inestable, Chris Quinn se fue apagando y Joel Anthony a pesar de sus tapones, demostró que no está apto para jugar en la NBA.

El Heat si quiere llegar más lejos la próxima temporada necesita reforzar el equipo en varias posiciones clave.

Precisa un armador con esperiencia como Mike Bibby o Jason Kidd, que asista mejor y que anote más puntos. Chalmers sería el sustituto ideal.

También requiere de un delantero que anote más de 15 puntos por juego y que a la vez anule a su par. Tanto Moon como James Jones reforzarían la banca.

Por último no vendría mal un hombre grande como Chris Bosh o un Marc Gasol, para la segunda unidad. Así sería un equipo más sólido y más profundo.

Hemos dejado para el final al alma del equipo, un jugador que merece todos los honores y al que Miami tiene que estar profundamente agradecido por su entrega, por su generosdad, por su sacrificio y por sus extraordinarias jugadas: Dwyane Wade.

"Nosotros estaremos mejor el próximo año, donde estoy seguro que seremos mejores, dijo Wade, el líder anotador de la NBA. "La primera cosa que quiero hacer antes de pensar en la nueva temporada es ver a mi hijo jugar béisbol''.

Flash tiene ahora el merecido descanso y sólo espera que en la próxima campaña la salud le acompañe.

  Comentarios