NBA

El Magic sin margen para equivocarse

PHIL JACKSON empujaba ayer un carrito en la práctica de los 
Lakers. El entrenador busca su décimo título en la NBA.
PHIL JACKSON empujaba ayer un carrito en la práctica de los Lakers. El entrenador busca su décimo título en la NBA. EFE

En medio de un aluvión de críticas de sus propios fanáticos, y teniendo enfrente a unos Lakers beneficiados por la buena suerte y la experiencia, el Magic de Orlando necesita a toda costa encontrar la fórmula para mejorar su juego, y mantenerse con vida en la final de la NBA.

El Magic, debajo 3-1 en la serie al mejor de siete, tratará de evitar la humillación de tener que coronar a los Lakers en su Amway Arena de Orlando, y para ello acudirá a todas su armas en el vital juego de hoy.

Jugando un básquetbol que ha fluctuado entre lo brillante y lo inmaduro con demasiada frecuencia, el Magic llegó a una final diseñada para ser un duelo entre los superases Kobe Bryant y LeBron James.

"Este equipo ha sido resistente toda la temporada, y ha demostrado un gran carácter para reponerse de situaciones adversas'', explicó el técnico de Orlando, Stan van Gundy. ‘‘Después de tomar el viernes de descanso hemos tenido este sábado [ayer] una buena práctica, con mucho repaso de los fundamentos y mucha conversación entre nosotros''.

El Magic han demostrado poder de recuperación en estos playoffs, regresando siempre con su mejor juego después de una derrota.

"Les digo a mis jugadores que se trata de tomar las cosas paso a paso, día a día, juego a juego, posesión [del balón] por posesión, y ganar el domingo [hoy] aquí, ir a Los Angeles y ganar el campeonato allá'', afirmó Van Gundy.

En cuatro partidos, el Magic ha cometido 60 turnovers o pérdidas de balón, por 42 de Los Angeles, detalle que ha marcado la diferencia en la cancha en los momentos de presión.

"Realmente creo que no debíamos cometer ese tipo de errores'', indicó el alero turco Hedo Turkoglu. "Estamos en nuestra primera final después de 14 años, pero hemos pasado por todas estas situaciones en la temporada y hemos salido adelante''.

Van Gundy debe revisar su libro para encontrar más variantes ante su colega rival Phil Jackson, quien está aplicando al dedillo el viejo refrán de que "más sabe el diablo por viejo, que por diablo''.

Con 9 anillos en su haber y a punto de conseguir el décimo, Jackson encontró siempre la respuesta adecuada en cada situación.

Los Lakers demostraron capacidad de adaptación, y eso lo da su veteranía en estas lides.

No sólo han limitado lo más posible el daño del "Supermán'' Dwight Howard, sino que frenaron a los tiradores de Orlando -como hicieron en el cuarto partido con Rashard Lewis-, y le dieron más el balón a otros jugadores -Trevor Ariza y Derek Fisher-, para sacar presión de encima a Kobe Bryant y Pau Gasol.

Howard, que promediaba 20.7 puntos en 18 partidos antes de estos playoffs, tiene en la final 16.5 tantos, mientras bajo presión, ha cometido 17 turnovers. El Magic se encuentra en terapia intensiva y sólo un milagro podrá salvarlo.

  Comentarios