NBA

Una esperanza puertorriqueña para el Heat de Miami

El Heat firmó ayer al primer jugador hispano en su historia y el honor cayó sobre el puertoriqueño Carlos Arroyo, uno de los hijos adoptivos de la ciudad de Miami.

Casualmente, el anuncio de la contratación del armador boricua se produjo a modo de homenaje al Día de la Herencia Hispana.

Hasta ahora, ningún extrajero ha triunfado en el Heat, pero es muy probable que Arroyo cambie esta estadística, sólo necesita controlar su temperamento y conectar con Dwyane Wade.

El puertorriqueño se destaca por su capacidad organizativa, la cualidad de propiciar su propio ataque y su experiencia durante sus ocho años en la NBA. De modo que pudiera ser muy útil para el quinteto de Miami tanto como abridor como viniendo del banco.

En ese período promedió 7.0 puntos y 3.3 asistencias por juego.

La temporada pasada jugó en Israel por el Maccabi Tel Aviv, donde promedió 15.3 puntos y 5.8 asistencias.

Su último equipo en la NBA fue el Magic de Orlando, donde participó en 161 encuentros, luego de pasar por Toronto, Denver, Utah y Detroit.

En los Juegos Olímpicos del 2004, Arroyo dirigió al equipo nacional de Puerto Rico que derrotó a una versión del Dream Team de Estados Unidos.

El armador, de 6.2 pies de estatura, tuvo recientemente una destacada actuación en el Campeonato de las Américas, guiando a la selección boricua a la clasificación al Campeonato Mundial FIBA a celebrarse en Turquía en el 2010.

Los términos del acuerdo no fueron divulgados en el anuncio del lunes, pero todo indica que el jugador de 30 años aceptó un contrato de veterano no garantizado, por $1.1 millones.

E 1998 y el 2001 Arroyo defendió los colores de FIU, donde tuvo una excelente participación, convirtiéndose en el mejor anotador en la historia de esta universidad.

El boricua es un jugador muy creativo que podría suplir muy bien ha Wade a la ofensiva cuando éste se tome un descanso o jugar para él cuando el equipo esté necesitado de puntos.

Arroyo, quien llevará en su camiseta el número 8, se reportará inmediatamente a los entrenamientos del Heat, donde pugnará por una plaza en la posición uno con Mario Chalmers, Daequan Cook, John Lucas y Chris Quinn.

El próximo partido de pretemporada del Heat será el miércoles contra el Thunder de Oklahoma, pero se desconoce si jugará Arroyo, quien tal vez haga su debut en la Arena American Airlines una semana antes del aranque de la NBA.

El 28 de octubre Miami recibe a los Knicks de Nueva York dando inicio a una temporada en la que Arroyo pudiera ser clave.

  Comentarios