NBA

El Heat con muy buenos pronósticos

EL JUGADOR boricua Carlos Arroyo le ha dado más consistencia a la posición de armador al Heat de Miami. En la foto en un partido el 6 de noviembre contra Denver.
EL JUGADOR boricua Carlos Arroyo le ha dado más consistencia a la posición de armador al Heat de Miami. En la foto en un partido el 6 de noviembre contra Denver. El Nuevo Herald

Antes del comienzo de la temporada 2009-2010 nadie daba un céntimo por Heat, pero a medida que va avanzando la competencia son cada vez más lo que piensan que este año pueden llegar incluso más lejos.

Todo esto ocurrió después de que la franquicia de Miami anunciara que no se iba a reforzar para esta campaña. Aunque su presidente Pat Riley sabía de sobra cuáles eran los verdaderos refuerzos.

El equipo de la Capital del Sol es un equipo joven y como tal progresa cada temporada. Ahora Mario Chalmers y Michael Beasley no son novatos sino dos piezas de gran peso en el equipo, al igual que Daequan Cook, que llega a su tercer año como el jugador que más ha mejorado.

Y qué decir de su estrella Dwyane Wade, quien después de terminar como líder anotador la pasada campaña se encuentra en lo más alto de su carrera deportiva, listo para escoger el mejor contrato en la agencia libre este verano.

Wade llega más descansado que nunca, más relajado, más saludable y con una edad óptima para brillar esta temporada. El Heat sabe que tendrá que hacer un gran esfuerzo económico para retener a su jugador insignia.

Otro que anda por el estilo es Jermaine O'Neal, quien ha regresado por sus fueros, después de varias campañas lesionado. El centro del Heat está recuperado y su juego se ha hecho sentir en este gran comienzo de temporada del quinteto de Miami.

El Heat ha triunfado en cinco de sus seis encuentros, algunos ante rivales de consideración y hubiese ganado el sexto si el canadiense Steve Nash no hubiera resurguido como el Ave Fenix en en la segunda mitad, para dar vuelta al marcador y asegurarle el triunfo a unos Suns, que también están imparables.

Gran parte de esta racha victoriosa de Miami se debe al cambio de última hora de su entrenador Erik Spoelstra alineando al defensa Quentín Richardson como delantero pequeño, poniendo a Beasley de titular y a Udonis Haslem como un sexto hombre de lujo.

Los tres lo están haciendo muy bien y el equipo ha encontrado el equilibrio necesario, incluso cuando entra en acción la segunda unidad.

En ella también destaca el último viajero, Carlos Arroyo, quien le ha dado más consistencia a la posición de armador. El jugador boricua junto a Richardson son los verdaderos refuerzos del equipo esta temporada.

Aún es temprano para hacer pronósticos, pero el Heat parece superior al de otros años y si sigue así, bien pudiera llegar más lejos. Por ahora son segundos en la Conferencia Este, por encima de Orlando, Cleveland, Atlanta y Chicago, que sí se reforzaron.

  Comentarios