NBA

Una batalla sin cuartel

DWYANE WADE (izq.) y Shaquille O'Neal, viejos compañeros con el Heat (Shaq ahora con los Cavaliers), protagonizaron una batalla muy intensa anoche en la AAA en Miami.
DWYANE WADE (izq.) y Shaquille O'Neal, viejos compañeros con el Heat (Shaq ahora con los Cavaliers), protagonizaron una batalla muy intensa anoche en la AAA en Miami. The Miami Herald

Sentado junto a Pat Riley, Michael Jordan contempló la batalla entre dos de sus herederos, LeBron James y Dwyane Wade.

Ambos brillaron en lo individual, pero al menos James se llevó un premio mayor, pues sus Cavaliers derrotaron 111-104 al Heat de Miami, anoche delante de casi 20,000 aficionados y varias estrellas del deporte y el espectáculo.

Ah, y como si fuera poco, delante de una teleaudiencia nacional. Así que era el momento de pulsar con más fuerza el botón de la brillantez.

Este era el choque que nadie quería perderse, luego de varios días de pura especulación sobre el futuro de ambos en el 2010, cuando la generación talentosa que les vio llegar juntos a la NBA salga de golpe a la agencia libre.

Algún día, y no muy lejano, James y Wade pudieran vestir el mismo uniforme y formar uno de los duos más formidables en la historia de la liga, pero por ahora son enemigos jurados en la cancha.

Justo antes del comienzo del choque se dieron un abrazo e intercambiaron un par de palabras, pero esas fueron las únicas muestras de cariño, porque de ahí en adelante empezó un duelo brutal entre ambos.

Muchas de las canastas de James eran contestadas de igual manera por Wade, así como todo tipo de disparos de campo, lo que dio una dimensión superior a este partido que para nada recordó a uno de temporada regular.

Al final, Wade superó a James al irse con 36 puntos por 34 el Jugador Más Valioso de la temporada previa. Pero si el astro de Cleveland contó con el tremendo apoyo de un Mo Williams en gran noche al sumar 25 cartones, al Flash de Miami le faltó un complemento que le ayudara a asegurar la victoria.

Michael Beasley fue el otro destacado por los perdedores con 24 unidades.

Más allá del reto entre ambos, quedó claro que Miami no tiene la profundidad para contener de manera sostenida a unos Cavs que estuvieron a pun-to de ir a la final de la NBA en la contienda pasada.

Este descalabró propulsó al alto mando de Cleveland a buscar refuerzos para intentar vencer la resistencia de Orlando -un equipo al que venció el miércoles- y Boston en la Conferencia Este, lo cual se tradujo en la llegada de Shaquille O'Neal.

Para el gigante -colaboró con 14 puntos-, esta fue la segunda visita a la Arena American Airlines, desde que él y Wade se combinaran para conquistar en el 2006 el primer título en la historia de la Miami contra los Mavericks de Dallas.

Los fanáticos locales, al parecer, ya no recuerdan mucho ese episodio, pues Shaq fue recibido con abucheos que se mantuvieron cada vez que sus manos tocaban el balón.

El triunfo de Cleveland impidió que el Heat lograra su primer inicio de campaña con marca de 7-1 tras ocho juegos, y continuó el dominio sostenido de los visitantes sobre el quinteto de la Capital del Sol.

Cleveland había ganado tres de cuatro choques la pasada temporada y barrido a Miami hace dos años en una serie de tres encuentros. La de anoche fue la primera derrota del Heat en un compromiso individual al que todavía le restan dos desafíos más.

Los Cavaliers retornarán a la Arena American Airlines el 25 de enero.

  Comentarios