NBA

Por la rehabilitación

DWAYNE WADE
DWAYNE WADE

Devastador. Así se puede definir lo que sucedió la noche del viernes en el Staples Center de Los Angeles.

El Heat de Miami estuvo a sólo tres segundos de llevarse el triunfo ante los encopetados Lakers, pero Kobe Bryant --¿quién más?-- se encargó de realizar un disparo de tres puntos que rozó lo divino para dejar al conjunto floridano con una sensación descorazonadora.

"Los dioses del básquetbol estuvieron con él [Kobe]'', señaló Dwyane Wade. "Hicimos un buen trabajo, pero un gran jugador concretó un disparo increíble''.

Y Miami ahora necesitará que los dioses se pongan de su lado en su próximo compromiso, hoy (9 p.m.) ante los Kings de Sacramento en el último encuentro de la gira por la costa Oeste.

Los Kings no tienen un equipo absolutamente temible, pero sí eficiente, que suma una racha de cuatro triunfos y que debe beneficiarse del hecho de que Jermaine O'Neal, quien hizo una buena labor ante los Lakers, no estará en el conjunto dirigido por Erik Spoelstra.

Según informaciones de ESPN, O'Neal no estará en Sacramento luego de viajar a Carolina del Sur, en donde convalece un tío enfermo. El pivot de Miami pudiera perder toda la semana.

Sin O'Neal, Wade, quien ha sido objeto últimamente de una férrea defensiva de doble y hasta triple marcación, necesitará otra vez la máxima ayuda de sus compañeros, quienes si bien lo apoyaron ante los Lakers, no han contribuido de forma consistente con la estrella de Miami.

Incluso, el Heat llegó al encuentro del viernes ante los Lakers, como el equipo que menos puntos produce desde el banquillo, con un promedio de 21 unidades por desafío.

"Mis compañeros tienen que hacer un mejor trabajo para permitir que pueda tener más tiros sin marcación'', dijo Wade a The Miami Herald. "Siento que los irrespetan cuando mandan dos o tres personas para marcarme''.

En Sacramento, los Kings esperan repetir la fórmula. Sólo basta saber si a los muchachos del Heat les llega el mensaje de Wade.

  Comentarios