NBA

Se apaga la llama

GLEN DAVIS (#11) salió de titular por Kevin Garnett y le hizo mucho daño a Miami.
GLEN DAVIS (#11) salió de titular por Kevin Garnett y le hizo mucho daño a Miami. Associated Press

Con Kevin Garnett viendo las acciones a millas de distancia, este era el juego que supuestamente debía ganar el Heat.

Pero tras caer 106-77, el equipo regresa a casa con dos derrotas, las espaldas pegadas al muro de la desesperación y la posibilidad, nada loca, de una posible barrida en primera ronda de playoffs.

Luego de un primer parcial bastante parejo y que terminó empatado a 23 puntos, Miami se desplomó por completo y apenas marcó 10 unidades en el segundo parcial, 26 en el tercero y 18 en el cuarto para darle cuerpo a una de sus peores actuaciones en postemporada.

De cuando en cuando, la televisión enfocaba a Alonzo Mourning, quien representa todo lo bueno que puede haber en un jugador de básquetbol y lo mejor de la franquicia, y su rostro lleno de dolor lo decía todo.

Este equipo, al menos por lo visto en Boston, no tiene un Mourning.

Mientras la producción ofensiva del Heat se encogía, la de los Celtics crecía y llegaba a superar los 30 puntos de diferencia. Miami no tuvo tiempo para reaccionar, o no pudo hacerlo ante un equipo que salió con mucha decisión.

Mucho se había hablado de la ausencia de Garnett, suspendido en el final del choque inicial por agredir a Quentin Richardson, ya se trataba del líder emocional de los Celtics.

Pero Boston sabe jugar sin Garnett y de hecho dos de sus victorias esta campaña ante Miami fueron sin su estelar delantero.

Los jugadores de los Celtics habían prometido que harían todo lo posible para que no se notara la ausencia de Garnett, especialmente Glen Davis, quien ocupó su puesto en la alineación.

Davis respondió con 23 puntos y ocho rebotes para ser el segundo mejor hombre de Boston a la ofensiva, sólo por detrás de Ray Allen, quien sumó 25 cartones. En general, cinco jugadores de los locales terminaron con dobles dígitos en el ataque.

Todo lo contrario de Miami, que contó como siempre con Dwyane Wade...y nadie más. El estelar escolta aportó 29 puntos y cinco asistencias en la causa perdida.

Ningún otro compañero de Wade pudo ir más allá de los 13 cartones.

Ahora el Heat está obligado a ganar los dos próximos juegos en casa. El primero será este viernes.

  Comentarios