NBA

Wade mantiene vivo al Heat

Dwyane Wade celebra luego de anotar un triple en el triunfo del Heat sobre los Celtics de Boston, el domingo 25 de abril del 2010 en la American Airlines Arena en Miami.
Dwyane Wade celebra luego de anotar un triple en el triunfo del Heat sobre los Celtics de Boston, el domingo 25 de abril del 2010 en la American Airlines Arena en Miami. El Nuevo Herald

Quienes pensaron que los playoffs se habían acabado para el Heat se equivocaron. El equipo sigue vivo, después de brindar uno de sus mejores juegos en un American Airlines Arena que terminó rendido a sus pies.

El quinteto de Miami resurgió como el Ave Fénix y, tras un brillante cuarto parcial, superó 101-92 a unos Celtics que fueron incapaces de rematar la faena.

El Heat llegó al último cuarto debajo en el marcador por seis puntos y todo indicaba que se acababa la temporada para ellos. Fue entonces cuando apareció su héroe para cambiar la historia.

"En el inicio del cuarto pensé que tenía que ser más agresivo y realicé varios tiros que por suerte entraron'', dijo Dwyane Wade. "Justo lo que necesitaba mi equipo para alcanzar una merecida victoria, ya que siempre estuvimos luchando''.

Y es que el brillo de Wade opacó por completo el de las estrellas de Boston. Flash anotó nada menos que 46 puntos con sus cinco triples y canastas de otra galaxia.

"Este fue un juego apasionante, donde Dwyane estuvo sensacional'', dijo el entrenador del Heat Erik Spoelstra. "El como nuestro líder y nuestro capitán muestra cual es el camino''.

Aunque esta vez no estuvo tan solo. Quentín Richardson, tras un tremendo primer período, terminó con 20 cartones, cinco más que el estelar Michael Beasley que se fue con 15.

Mientras por Boston Rajon Rondo con 23, Kevin Garnett con 18 y Paul Pierce con 16 eran sus mejores hombres.

El Heat esta vez salió decidido a llevarse el triunfo y esa energía le permitió perderle el respeto que le tenían a los Celtics y romper la racha de derrotas ante ellos.

"Cuando usted tiene una dura derrota como la de la otra noche, lo que quiere es volver a jugar'', comentó Spo antes del choque. "Todos los chicos están esperando con ansias que se inicie este juego''.

El Heat de la tarde del domingo no era el mismo de los tres anteriores encuentros. Más agresivo en defensa, moviendo mejor el balón, tirando bien y penetrando mejor. Con una actitud y una confianza nunca antes vista en esta serie ante Boston.

Tan es así que Miami comenzó el partido ganando 12-2. Los Celtics trataron de acercarse, pero Richardson (13) y Wade (14) no lo permitieron. Al final del primer cuarto el marcador 31-18 reflejaba la superioridad de Miami en la cancha.

Bien comenzó la segunda unidad el siguiente período, no había dudas, esta versión del Heat no se parecía en nada a la anterior. Sin embargo, al final los Celtics se las arreglaron para acercarse peligrosamente 49-43.

Boston salió con todo en el tercero y poco a poco fue comiéndole la ventaja al Heat, hasta que logró empatar por primera vez 62-62 y tomar ventaja en la siguiente jugada. A pesar su esfuerzo, Miami no pudo darle caza y terminó debajo 77-71 en el tercer cuarto, apareciendo de nuevo los viejos fantasmas.

Pero en menos de un minuto Wade puso al Heat a un punto y renació la esperanza. Con otro triple llega a 35 y lo pone arriba 79-78, una ventaja que no perdió más en el resto del encuentro.

El martes continúa la serie en Boston y los jugadores del Heat saben que para volver a jugar en Miami (jueves) tienen que salir con la misma mentalidad ganadora de la tarde del domingo.

  Comentarios