NBA

Ahora sí comienza el mundial

LUIS SCOLA
LUIS SCOLA

El mundial de básquetbol alza el sábado el telón de los octavos de final con dos partidos que prometen algo más que tensión.

España y Grecia reeditan la final del mundial de 2006, mientras que Serbia y Croacia dirimen un clásico regional de alto voltaje. Los ganadores de ambos encuentros, que se disputan en Estambul, chocarán en los cuartos.

Lo de España y Grecia lleva camino de convertirse en una rivalidad casi forzosa. Los dos equipos se han enfrentado en los últimos cuatro torneos oficiales. Y la moneda siempre cayó del lado español.

España superó a Grecia en la gran final del mundial de Japón, en las semifinales del campeonato europeo de 2007 y 2009, y en la primera ronda de los Juegos Olímpicos 2008.

Para muchos expertos, Grecia es la antítesis de España. Un equipo más físico, de partidos al límite y puntuaciones muy bajas en el marcador. Todo lo contrario de la mejor generación del básquetbol español, bautizada como la "ÑBA'' por su agresividad defensiva y su velocidad y acierto en ataque.

Dos de los jugadores sobre los que más presión está recayendo en Turquía son Marc Gasol y el joven base Ricky Rubio. El pívot de los Grizzlies de Memphis es la referencia de la pintura española y tiene la difícil tarea de hacer olvidar a su hermano mayor Pau.

El ganador del España-Grecia disputará los cuartos de final contra el vencedor del Serbia-Croacia, el otro duelo del sábado en segunda ronda.

Serbios y croatas protagonizan el clásico regional por excelencia en la zona de los Balcanes, una de las mayores canteras de jugadores de básquetbol del mundo.

Serbia derrotó a Argentina el jueves y, con cuatro triunfos y un revés, afianzó la primera posición de su grupo.

Croacia clasificó cuarta en el Grupo B tras caer frente a Brasil en la última jornada de la primera fase.

Los restantes partidos de segunda ronda son Eslovenia-Australia y Turquía-Francia. El lunes, Estados Unidos-Angola y Rusia-Nueva Zelanda. Mientras que el martes, se celebrarán Argentina-Brasil y Lituania-China.

  Comentarios