NBA

Responde con fuego a los críticos

Pat Riley y LeBron James ya tienen una cosa en común.

Ambos se mantienen informados de lo que se ha dicho sobre cómo se formó este equipo de Miami en el verano.

Parece que todos esos comentarios los están calentando.

Al hablar con los reporteros por primera vez desde que el Heat adquirió a James y a Chris Bosh para jugar junto con Dwyane Wade, Riley reveló que pensaba que algunos críticos de los cambios en el róster de Miami deberían "ocuparse de algo''.

También tiene la certeza de que será un punto de motivación para su equipo.

"Sólo sé una cosa'', dijo Riley. "Entraremos y jugaremos los partidos. Y nuestro equipo estará listo. Y creo que ésa es la forma en que podemos responderle a todos los críticos''.

Riley citó específicamente a Otis Smith, gerente general del Magic de Orlando, y al ex astro de la NBA convertido en analista, Charles Barkley, como ejemplos de personas que hicieron lo que el presidente del Heat pensó que eran ataques no solicitados contra la forma en que el Heat condujo sus negocios este verano.

Igualmente, mencionó a Stan Van Gundy, coach del Magic y ex del Heat.

El día después que Miami firmó a James en un contrato de seis años que lo sacó de los Cavaliers, Smith dijo: "Pensé que era más competidor''.

Riley respondió a eso el viernes al decir que Smith hizo "un comentario absolutamente estúpido. Nunca hice ningún tipo de comentario como ése cuando el firmó a Rashard Lewis y lo trajo de Seattle con un contrato de $128 millones''.

Barkley fue un paso más allá, al decir que James "nunca va a ser el importante'' en Miami, porque tiene que compartir las candilejas con Wade y Bosh. James respondió un més más tarde en Twitter, al decir ‘‘No piensen por un (minuto) que no he estado tomando notas mentales de todos los que me atacaron este verano. ¡Y quiero decir todos!''

En torno a esto, Riley dijo que él pensaba que Barkley permitió que sus comentarios se convirtieran en ataques personales.

Han habido otros innumerables críticos de James, Wade, Bosh y el resto del Heat en semanas recientes, y Riley dijo que está teniendo problemas en comprender la necesidad de tanto veneno.

"Tuve un poco de resentimiento contra algunas de las cosas que vinieron de personas de nuestro juego que de repente se han convertido en la conciencia moral de las decisiones que cada equipo o algunos individuos pueden tomar con respecto a su vida o su carrera'', dijo Riley.

Reiteró que no tiene planes de hacerle sombra al entrenador del Heat Erik Spoelstra. Sí, Spoelstra y Riley seguirán conversando y discutiendo estrategias, pero, incluso con el talento que él ha reunido, no piensa volver a servir de maestro.

A Wade eso no le sorprende en lo absoluto.

"Yo pienso que él se va a relajar y a ponerse a observar'', dijo Wade. "Yo pienso que él tiene los entrenadores en los que él confía. Yo pienso que él tiene el equipo que él considera que puede salir adelante. Yo creo que él se va a relajar y a mirar cómo las cosas se desarrollan por sí solas''.

Hay cosas más urgentes que el Heat tiene que hacer antes de que comience el entrenamiento el 28 de septiembre, concretamente tratar de ver cómo las nuevas piezas tales como James, Bosh, Mike Miller, Zydrunas Ilgauskas y Juwan Howard entran en el juego.

El puesto de armador es, tal vez, el punto más intrigante en Miami, y Riley sugiere que habrá momentos en que el Heat jugará sin un verdadero point guard en el terreno, lo cual o sorprende a nadie, considerando que tanto Wade, James y Miller manejan bien la pelota.

Miami volvió a firmar al point guard regular del año pasado, Carlos Arroyo, y tiene al ex titular, Mario Chalmers, recuperándose de una lesión en el tobillo que recibió fuera de temporada.

"Eso no es algo que sería muy difícil para nadie'', dijo Riley. "A Dwyane no le sería difícil jugar esa posición. A LeBron no le sería difícil. LeBron fue básicamente un point guard natural hasta que cumplió 15, 16 años. Así que no es algo que él tiene que aprender''.

  Comentarios