NBA

El Heat hace frente a la envidia

EL ENTRENADOR del Heat de Miami, Erik Spoelstra, imparte instrucciones en un partido contra los Celtics de Boston, el domingo 23 de april del 2010 en la AmericanAirlines Arena en Miami.
EL ENTRENADOR del Heat de Miami, Erik Spoelstra, imparte instrucciones en un partido contra los Celtics de Boston, el domingo 23 de april del 2010 en la AmericanAirlines Arena en Miami. El Nuevo Herald

Envidia (del latín invidia) según la Real Academia es: 1. Tristeza o pesar del bien ajeno; 2. Emulación, deseo de algo que no se posee.

Y es precisamente lo que sienten muchas de las franquicias y muchos de los personajes que por su buen hacer en la cancha se ganaron el respeto de millones de aficionados.

Muchos equipos y sus directivos están tristes ya que no poseen la acumulación de talento que tiene el Heat y algunos ex jugadores están muy preocupados porque es muy probable que su buen nombre y sus récords queden eclipsados las próximas temporadas.

Y es que todas las noticias de la NBA este verano han estado relacionadas con el malestar que sienten algunos tras el atraco del Heat de Miami en el mercado de agentes libres.

Sobre esto ya se habían pronunciado las tres piezas más valiosas --Dwyane Wade, LeBron James y Chris Bosh--, así como el principal atracador, el presidente del Heat Pat Riley.

Ahora le tocó el turno a su entrenador, Erik Spoelstra, quien recientemente regresó de Filipinas con la agenda repleta y la mirada puesta en la conquista del campeonato.

"Cualquier franquicia que hubiese tenido la oportunidad de firmar a estos tres jugadores en la forma que sea, lo habría hecho sin duda'', dijo Spoelstra el viernes en una entrevista a la Associated Press. "Al principio nos costó entenderlo, pero ahora hemos asumido que así será visto este equipo''.

El último en sumarse a la lista de "criticones'' ha sido Mark Cuban, el propietario de los Mavericks de Dallas, quien comentó el pasado miércoles que no estuvo bien lo que hizo James. Pero poco después se le vio el plumero cuando afirmó que el "King'' hubiese estado mejor en esa ciudad del Oeste.

"LeBron tiene todo el derecho de ir donde quiera, pero su acción resultó ser la más grande humillación pública en la historia del deporte'', dijo Cuban en el programa de radio El Show Dunham y Miller. "Pienso que tomó el equipo equivocado. Hay un equipo de Dallas, que pudo haber elegido, y le hubiera ido mucho mejor''.

Lo pudo decir más alto, pero no más claro. Cuban, quien no le perdona al Heat que le arrebatara el anillo en el 2006, de este modo se convierte en otro envidioso.

Aunque a Spoelstra no le importa mucho este alboroto, así que cuando se abra el campo de entrenamiento, el 28 de septiembre, sus primeros objetivos serán alejarse de estos tipos de comentarios y limitar las distracciones.

Esas precisamente son algunas de las razones por las cuales el Heat mudará su campo de entrenamiento a dos instalaciones de la fuerza aérea: el Campamento Hurlburt y el Eglin Air Force Base en Panhandle, a unas 650 millas de Miami.

Spoelstra dejó claro que no le interesa la polémica y dio por terminada la guerra de las palabras.

"Yo no voy a comentar sobre los otros equipos'', dijo el entrenador. "Ellos ya tienen suficiente con sus problemas para preparar la temporada por lo que no deben estar preocupados de lo que estamos haciendo''.

Spoelstra dijo que está listo para guiar a su nave en la próxima edición de la Guerra de las Galaxias, donde tendrá mucho que trabajar para poder acoplar a su constelación estelar y con ello lograr que el resto del universo sienta verdadera envidia.

  Comentarios