NBA

El Heat traumatizado contra los rivales fuertes

DWYANE WADE lanza sobre la marcación de Jason Richardson, del Magic, en el segundo cuarto. El Flash tuvo el jueves un gran primer tiempo y luego se opacó.
DWYANE WADE lanza sobre la marcación de Jason Richardson, del Magic, en el segundo cuarto. El Flash tuvo el jueves un gran primer tiempo y luego se opacó. El Nuevo Herald

El llamado "período terrible'' comenzó para Miami con una nota negativa.

O mejor dicho, decepcionante.

Como una mala película que se repite esta temporada, el Heat dejó escapar una ventaja de 24 puntos para caer el jueves en la noche 99-96 ante el Magic de Orlando, el primero de 10 rivales consecutivos con récords ganadores y aspirantes al título de la NBA.

No, esto no luce bien.

Bajo una creciente avalancha de críticas por su desempeño irregular ante conjuntos con marca supe-rior a .500 -muestra balan-ce de 12-16 ante los mejores-, muchos consideran que este tramo del calendario podría revelar el verdadero rostro de Miami.

¿Primera prueba? Desaprobado.

La debacle del Heat se magnificó debido a que el equipo de casa había disfrutado de una de sus mejores primeras mitades de la campaña con LeBron James y Dwyane Wade brillando en gran forma.

Tan bien les fue a estos dos jugadores que se convirtieron en el primer dúo de Miami que registra cada uno más de 20 puntos en una primera mitad, desde que Wade lo lograra junto a Damon Jones en diciembre del 2004 frente a Washington.

James había terminado con 23 puntos y Wade con 24 en los dos parciales del comienzo, pero apenas sumaron seis y cuatro, respectivamente, en el complemento para desbaratar los planes de triunfo de su equipo.

Silencio casi absoluto para los dos.

Gracias a ambos, el Heat se fue al descanso intermedio con una ventaja de 63-45, que parecía decisiva -Miami llegó a tener en cierto momento 24 puntos de diferencia-, pero los visitantes presionaron a partir del tercer parcial y se colocaron a nueve cartones para el inicio del último tiempo.

Miami, que había disparado para 55.6 porciento de efectividad en la mitad inicial, perdió su puntería y tiró para un anémico 33 porciento en los últimos 12 minutos, mientras Orlando se crecía en los momentos decisivos y anotaba triple tras triple.

Si pésima resultó la selección ofensiva del Heat, peor le fue a su defensa, que dejó de presionar y permitió que los hombres del Magic entraran al aro con todas las facilidades posibles.

Un intento postrero de empatar al menos se vino abajo cuando Miami no pudo encontrar el cesto.

Y todo sucedió en el debut de Mike Bibby, quien dejó sobre la mesa de negociaciones $6.2 millones para irse de un conjunto sotanero a un contendor. Ojalá que el veterano no se haya equivocado.

Bibby comenzó en la banca, pero entró en la alineación a poco más de un minuto para el cierre del primer parcial, lo que provocó una enorme ovación entre los más de 20,000 aficionados en la Arena American Airlines.

A pesar de todo, el coach Erick Spoelstra no le dio las riendas de la ofensiva de primer momento y prefirió continuar con el binomio de James y Wade para conducir el balón de una punta a la otra.

A Bibby, por lo visto, le queda mucho por aprender de su nuevo equipo.

Más allá de este triunfo, el camino se complica aún más en los próximos días para Miami con encuen-tros contra potencias como San Antonio, Chicago, Portland y Los Angeles Lakers.

  Comentarios