NBA

LeBron, un monstruo

Los Hawks llegaron a Miami con la idea de asaltar el American Airlines Arena y sacudirse la paternidad del Heat, pero en su intento se estrellaron con un monstruo llamado LeBron James.

King James con sus 38 puntos guió al Heat a una espectacular victoria en tiempo extra 121-119 ante el quinteto de Atlanta, para así despedir el 2013 en casa con un gran triunfo.

“Les deseo a todos Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo”, dijo James.

En el tiempo extra fue muy igualado (10-8) y el partido se definió en los segundos finales cuando Michael Beasley anotó los dos tiros libres que voltearon el marcador y Chris Andersen defendió con todo la ventaja.

Miami no defendió muy bien pero se las arregló en ataque para ganar el juego.

James además terminó con ocho rebotes y seis asistencias, seguido por Ray Allen con 19 puntos, Mario Chalmers y Andersen con 12, Chris Bosh con 11 y Beasley con 10.

Mientras por Atlanta destacaron Jeff Teague con 26 puntos, Paul Millsap con 25, Al Horford con 21 (11 rebotes) y Kyle Korver con 15.

La primera mitad terminó 54-50 a favor de Atlanta, que logró voltear el marcador con un gran segundo parcial a pesar de su mal comienzo y los 14 puntos de James en este período. La complacencia de Miami en defensa, después de ir ganado por 10, prendió todas las alarmas.

El Heat comenzó encendido y con Allen como protagonista tomó una rápida ventaja de 13-0. Los Hawks reaccionaron y se acercaron en el marcador, pero el equipo de Miami le echó más leña a la caldera para recuperar el ritmo inicial y terminar el primer cuarto delante 33-23.

En el segundo cuarto, los Hawks se lanzaron con todo contra el aro de Miami y poco a poco fueron recortando la distancia hasta empatar el choque por primera vez en la noche 45-45. El Heat está vez no reaccionó como debía y el quinteto de Atlanta aprovechó su desidia para irse arriba y llegar al descanso con cuatro puntos de ventaja.

El Heat se pasó todo el tercer cuarto persiguiendo a los Hawks, pero estos no se atemorizaron y respondieron con un mejor ataque para ampliar la diferencia y terminar el parcial a su favor 84-77.

Con siete puntos de desventaja llegó el Heat al último cuarto y mucho le costó alcanzar a los Hawks en el marcador, el cual se mantuvo igualado hasta el final del parcial. A falta de dos minutos Atlanta logró tomar siete puntos de ventaja, pero James con dos triples consecutivos acercó a Miami a uno. Los visitantes no fallaron ninguno de sus tiros libres, ni tampoco Ray Allen, quien a falta de ocho segundos empató el choque 111-111 con tres certeros lanzamientos desde la línea de castigo.

  Comentarios