NBA

LeBron juega como un verdadero gigante

Los Raptors llegaban embalados a Miami con cinco triunfos al hilo, pero se toparon con un muralla muy alta, cuidada por un gigante llamado LeBron James, quien hizo honor a su apodo y le hizo a su afición un lindo regalo en forma de triunfo.

Esta vez el Heat no se no se dejó sorprender y luchó desde el primer minuto para llevarse una merecida victoria 102-97 ante el peligroso equipo de Toronto, que luchó hasta el final y vendió bien cara su derrota.

“Nosotros teníamos que ganarlo y tal vez por eso no fue tan bonito”, comentó el entrenador del Heat Erik Spoelstra. “Estábamos atacando y resistiendo y tuvimos lo suficiente para conseguirlo”.

Todo se decidió en la segunda parte, principalmente en el cuarto parcial, después de tres períodos jugados con mucha intensidad.

El Heat encendió la caldera en ese último cuarto y de golpe borró una desventaja de cinco puntos. A partir de entonces tomó la punta y no la perdió hasta el final -a pesar de que casi se lo empatan a menos de un minuto- apelando al trabajo en equipo, a su defensa, que limitó a 13 puntos el ataque de Toronto, y al acierto en los tiros de sus grandes hombres, principalmente a la hora de la verdad.

Fue un choque muy emotivo, donde el equipo visitante disparó mejor, pero fue superado por Miami en rebotes, en la pintura en segundas oportunidades y sobre todo en intensidad en el momento clave.

“Justo encuentras el modo de ganar. Cada juego es diferente y esta noche lo atrapamos. Hicimos las suficientes paradas, tiros libres y rebotes para conseguirlo”, declaró James. “No importa que juguemos dos noches consecutivas, nuestra mentalidad es siempre ganar”.

King James con 30 puntos volvió a ser el mejor del Heat, que también contó con la ayuda algo inesperada de un Michael Beasley enorme con 17 puntos y de Dwyane Wade, quien sorprendió en la alineación al jugar su segundo juego consecutivo, con 14 puntos y nueve rebotes.

"Las piernas de Dwyane estaban vivas e hizo algunas buenas jugadas defensivas al final”, dijo Spoelstra.

No fue una noche tan perfecta como la anterior (9-9) para Chris Bosh, sin embargo se fue con ocho puntos y 11 rebotes. Tampoco para Rashard Lewis (2), quien volvió a sustituir en el quinteto inicial a Shane Battier, quien se recupera de su lesión en el muslo.

Por la otra parte, el escolta DeMar DeRozan sacó toda su clase y se puso a Toronto sobre sus hombros. Si terminó con solo 26 puntos fue por la férrea defensa a que fue sometido en la segunda mitad.

Por los Raptors también destacaron Amir Johnson y Jonas Valanciunas con 17 unidades, Kyle Lowry 14 y Patrick Paterson con 11.

La primera mitad resultó muy disputada y el marcador del American Airlines Arena con un 52-51 favorable al Heat fue el mejor testigo, con un cuarto igualado y otro por solo un punto de diferencia.

James (10 puntos) lideró el ataque de Miami en el primer cuarto, que terminó 29-29 gracias a que enfrente DeRozan también estuvo acertado (10) y logró empatar el juego en el último suspiro, después de que Toronto marchara todo el parcial detrás en el marcador.

Los Raptors salieron más agresivos en el segundo y sacaron cuatro puntos de ventaja, pero eso fue todo, el Heat recuperó su buen tono y con un Beasley en estado de gracia logró darle la vuelta al partido llevándose el parcial (23-22) para así marcharse a descansar ganando por la mínima.

Toronto se llevó con justicia el tercero y terminó arriba 84-79 después de haber sacado hasta nueve puntos de ventaja, luego de que despertasen sus torres. Pero Miami se aplicó en defensa y Ray Allen a falta de 2:44 empató el encuentro, aunque luego se quedó sin gasolina y los Raptors recuperaron la punta, dejando todo listo para el dramático final.

  Comentarios