NBA

Puerto Rico se complica al perder contra Senegal

Puerto Rico se complicó mucho su objetivo de clasificarse para los octavos de final del Mundial de básquet al perder este domingo ante Senegal 82-75, sumando su segunda derrota en otros tantos partidos en este torneo que se celebra en España.

El gran partido de Renaldo Balkman, autor de 21 puntos y 7 rebotes, no fue suficiente para imponerse a Senegal, en el que destacó Mouhammad Faye, con 20 tantos.

El equipo que entrena Paco Olmos acabó pagando caro las lesiones de Carlos Arroyo y Ángel Vasallo para ceder ante un rival que nunca le había ganado en sus cuatro confrontaciones anteriores en partido oficial y que está muy por debajo en el ránking FIBA (puesto 41 por el 17º de los boricuas).

Los boricuas comenzaron muy bien el partido, gracias a un inspirado Arroyo, autor de 11 puntos, llegando con ventaja al final del primer parcial con el marcador a favor (20-29).

Pero el exNBA se lesionó al inicio del segundo parcial para no volver a saltar ya a la pista, lo que unido a un parcial de 21-3 a favor de los africanos acabó por dar la vuelta al marcador al descanso (41-40), pese a que José Juan Barea había tomado el relevo anotador a base de triples.

Los boricuas nunca supieron frenar el descontrolado ataque senegalés, para desesperación de sus aficionados y de su entrenador, que tampoco encontraba soluciones para su equipo.

Mediado el tercer periodo, además, los puertorriqueños perdieron a Vasallo también por lesión, lo que minaba aún más la moral de los americanos, en proporción inversamente proporcional al ánimo que recibían los senegaleses.

El marcador al final del tercer periodo, 63-58, aún daba opciones al equipo de Olmos, que se mantenía vivo gracias a Balkman, único recurso ofensivo de Puerto Rico en esos minutos.

Mediado el último cuarto, Olmos decretó una defensa en zona que no dio resultado, pero Puerto Rico mantuvo alguna chance a base de triples (70-64, minuto 35).

Los africanos, no obstante, se aferraron al acierto de Faye y de Gorgui Dieng, compañero de Barea en Minnesota, para cerrar el partido con una victoria que les permite soñar con la clasificación para los cruces.

En cambio, los puertorriqueños, que esperan pasar a los octavos de final del torneo, después de dos ediciones consecutivas cayendo eliminados en primera ronda, están obligados ahora a reaccionar en sus próximos compromisos (ante Grecia, Filipinas y Croacia) si quieren lograr su objetivo.

  Comentarios