Olimpiadas

El héroe máximo del Olimpo

MICHAEL PHELPS nada en pos de la victoria en la final de los 200 metros mariposa, ayer en los Juegos Olímpicos de Pekín. 
El Kid de Baltimore rompió otro récord del mundo para obtener su cuarta medalla dorada y la décima en su récord personal.
MICHAEL PHELPS nada en pos de la victoria en la final de los 200 metros mariposa, ayer en los Juegos Olímpicos de Pekín. El Kid de Baltimore rompió otro récord del mundo para obtener su cuarta medalla dorada y la décima en su récord personal. Associated Press

Michael Phelps trata de cuidar su intimidad al máximo ahora que los ojos del mundo están sobre él luego de haberse convertido en el héroe mayor del Olimpo con 11 medallas de oro ganadas en los tres Juegos en los que ha participado.

El Kid de Baltimore se esmera al máximo para alcanzar la gloria olímpica


La prensa mundial reunida en Pekín 2008 no le pierde la mirada y los amigos y familiares lo bombardean con mensajes de texto por teléfono.

El nadador estadounidense trata de esquivar la avalancha comiendo pizza, pasta y durmiendo la siesta.

El martes último, Phelps se convirtió en el quinto hombre en la historia en sumar nueve títulos olímpicos. Los otros cuatro son los estadounidenses Mark Spitz, Carl Lewis, el corredor finlandés Paavo Nurmi y gimnasta soviética Larissa Latynina.

Pero el miercoles (martes en el horario de Miami) ganó dos títulos más y se convirtió en el primero entre los inmortales.

En Pekín, al igual que los demás participantes en los Juegos, Phelps vive en la Villa Olímpica. Ahí pone mucho énfasis en dos aspectos, la comida y el descanso.

"Como mucha pasta, pizza y muchos carbohidratos'', dijo el norteamericano. "Y duermo tanto como puedo''.

De esa manera trata de recuperar las energías que gasta para vencer.

"Odio perder'', comentó Phelps. "Me motiva a nadar más rápido. En los últimos cuatro años, he logrado algunos avances en los 200 metros libres. Mis patadas son lo más importante''.

Uno de los grandes méritos del estadounidense es su permanente búsqueda de la perfección. El hecho que trate de lograr un rendimiento más efectivo dentro del agua ratifica esta característica que lo ha llevado a triunfar de manera rotunda en la natación.

Phelps se halla en camino de batir el récord de 36 años de Spitz, quien conquistó siete oros en Munich. El Kid de Baltimore ganó en los 400 metros combinados, 400X100 libres, 200 libres, 200 mariposa y 4X200 libres. En su cuarto triunfo (mariposa) tuvo dificultades, pero supo superarlas con creces.

"Mis lentes comenzaron a llenarse de agua durante la carrera y tuve problemas para divisar la pared'', expresó Phelps. "Quería conseguir el récord del mundo, quería 01:51 o mejor, pero dadas las circunstancias no está tan mal''.

En los cinco triunfos obtenidos en Pekín, el norteamericano estampó nuevo récord del mundo.

En 1972, Spitz ganó las siete medallas imponiendo récord del mundo en cada uno de sus victorias. Phelps está ahora muy cerca.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios