Olimpiadas

Cuba da el primer golpe y derrota a Japón en el inicio del torneo olímpico

Eduardo Paret se desliza quieto en tercera base, a pesar del esfuerzo del antesalista Shinya Miyamoto, en el cuarto episodio del choque.
Eduardo Paret se desliza quieto en tercera base, a pesar del esfuerzo del antesalista Shinya Miyamoto, en el cuarto episodio del choque.

Antonio Pacheco no quiere que le llamen revancha a la victoria de su equipo contra Japón, pero tampoco oculta la importancia de ganarle a uno de los principales aspirantes al oro.

El torneo de béisbol de los Juegos Olímpicos no pudo comenzar de mejor manera para Cuba: con una triunfo sobre Japón y con la noticia de la derrota de Estados Unidos en su primera presentación.

La escuadra dirigida por Pachecho no creyó en los cuentos sobre el abridor japonés Yu Darvish y venció al campeón del Clásico Mundial 4-2 como primar paso para revalidar el que podría ser su último título en unos Juegos de Verano.

"Siempre me gusta dar el primer golpe, salir adelante, y esta triunfo me complace mucho'', afirmó el hombre que llaman Capitán de Capitanes. "Nuestro pitcheo contuvo el bateo rival y dimos los batazos que hacían falta en los momentos críticos''.

Cuba todavía no ha olvidado la derrota ante Japón en el Clásico Mundial, cuando Daisuke Matsuzaka e Ichiro Suzuki lideraron a los asiáticos al oro por encima de los antilanos.

Pero Pacheco no se engaña.

"Este equipo que enfrentamos es muy bueno, pero aquel del Clásico era superior'', reconoció el piloto. "Aquel contaba con hombres que brillan en las Grandes Ligas. Estoy seguro, sin embargo, que Japón hizo todo lo posible por traer su mejor escuadra aquí''.

Darvish y el veterano Norge Luis Vera no estuvieron muy acertados y se mantuvieron campeando temporales desde la misma primera entrada, pero los antillanos se fueron delante de manera definitiva en el quinto.

El serpentinero japonés se complicó al concederle boleto a Frederich Cepeda y permitirle doble a Alexei Bell antes de que Alfredo Despaigne descargara un metrallazo para remolcarlos a ambos.

"Vencer a Japón siempre es algo que estimula, porque es un conjunto de muy buen béisbol'', afirmó Despaigne, quien fue el designado por Cuba. "Este triunfo nos dará más fuerza para seguir adelante en el torneo''.

El batazo de Despaigne rompió un empate dos carreras y paró de sus asientos a una multitud -totalmente favorable a la isla- entra la que se encontraban una leyenda del béisbol cubano como Víctor Mesa y el recordista mundial de salto de altura Javier Sotomayor y el bicampeón olímpico de Montreal 1976 Alberto Juantorena.

Con la ventaja en sus manos, Pacheco no lo pensó dos veces y trajo al hombre que ha asegurado tantas victorias para el conjunto cubano en los últimos tiempos, el experimentado Pedro Luis Lazo.

El pinareño trabajó a partir del séptimo y caminó sin muchas complicaciones las últimas entradas.

Cuba fue la primera en abrir el marcador en el segundo capítulo, cuando se combinaron triple de Bell -la sensación ofensiva de la pelota cubana en las pasadas dos temporadas - y sencillo de Despaigne, quien fue el mejor hombre de la isla en el choque.

Pero los nipones lograron igualar por línea de sacrificio de Aori Norichika sobre la que Cepeda realizó una gran atrapada que impidió al menos una rayita más y le dio un respiro momentáneo a Vera.

Una línea de hit de Cepeda volvió a poner delante a Cuba, pero Japón emparejó la pizarra con Sacrificio de Takahiro Sato.

"Por hoy, solo por hoy, los cubanos fueron mejores'', expresó el mánager de los derrotados, Senichi Hoshino. "Hay que olvidarse de lo que sucedió y mirar adelante. Todvía creo que podemos ganar el torneo''.

Por otra parte, Estados Unidos perdió la oportunidad de llevarse un triunfo cuando el cerrador Jeff Stevens no pudo mantener una ventaja de una carrera en el noveno y Corea del Sur aprovechó para ganar 8-7.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios