Olimpiadas

Dos duros escollos para Argentina y Brasil

Lionel Messi
Lionel Messi AFP/Getty Images

Holanda y Camerún son los únicos escollos que Argentina y Brasil deberán sortear para dejar servido en la mesa un duelo de lujo entre los gigantes sudamericanos en las semifinales del fútbol masculino olímpico.

Un menú que sería de lo más apetitoso ya que, entre otros de los condimentos que harían de las delicias del paladar, presentaría el duelo entre Lionel Messi y Ronaldinho, amigos afuera pero rivales adentro del terreno.

Pero lo primero es lo primero: Argentina debe despachar el sábado en los cuartos de final a una Holanda que llega con antecedentes respetables, mientras que Brasil tiene que dejar en el camino a Camerún, del que no guarda buenos recuerdos.

Fue esa la selección africana que eliminó al pentacampeón mundial y a Ronaldinho en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.

"Ahora sólo tenemos la mente puesta en Camerún. Vamos por partes'', dijo el jueves el asistente técnico brasileño Jorginho. "El que quiera llegar hasta la final y quiera ser campeón tiene que enfrentar al que venga''.

Esos dos choques pintan para alquilar balcones, sin dejar a un lado los otros dos partidos de la ronda a disputarse en la misma fecha entre Italia-Bélgica y Nigeria-Costa de Marfil, dos rivales africanos que prometen sacarse candela en la cancha.

En los papeles, Argentina, que busca revalidar el oro que ganó en Atenas 2004, y Brasil, ávido por ganar el único trofeo grande ausente en su lujosa vitrina del fútbol, figuran como los principales abanderados para treparse en lo más alto del podio.

Pero cuidado con los demás rivales.

Holanda, si bien no tuvo una sobresaliente primera fase, tiene en sus filas a varios jugadores enrolados en clubes europeos y tuvo una destacada participación en el torneo clasificatorio del Viejo Continente.

Su veterano capitán Roy Makaay tiene entre cejas el oro olímpico.

Italia también está hambrienta de un oro olímpico en el fútbol que le ha sido esquivo desde 1936, mientras que Nigeria y Camerún ya dejaron en claro que con su garra, potencia y velocidad le pueden aguar la fiesta a cualquiera en estos torneos. Los nigerianos fueron campeones en Atlanta'96 y los cameruneses cuatro años después en Sidney.

Argentina y Brasil fueron los únicos que terminaron la fase de grupos con foja perfecta al ganar sus tres partidos, aunque la verdeamarela y la selección "azzurra'' mostraron mayor contundencia ofensiva.

Los argentinos se enfrentarán a los "naranjas'' holandeses en Shanghai, mientras que los brasileños jugarán con los cameruneses en Shenyang.

Desde que arrancó el torneo, la posibilidad de un choque entre argentinos y brasileños siempre estuvo en el debate y en las preguntas de la prensa.

Messi admitió que ganar algo importante en el fútbol olímpico tendría un sabor especial si es a costa de los brasileños, aunque dejó entrever que lo lamentaría por su amigo Ronaldinho.

Argentina y Messi tienen una cuenta pendiente que saldar con su archirrival y que está fresca: el duro revés que sufrieron ante los brasileños en la final de la Copa América disputada en Venezuela el año pasado.

  Comentarios